Imagina que siendo apenas un niño te hubieses convertido en un actor de fama mundial, rodeado de dinero y pudiendo conseguir cualquier cosa con sólo pedirla. ¿Habría cambiado eso tu forma de plantearte la vida? ¿Habrías derrochado tu fortuna en poco tiempo?

Por desgracia es algo que pasa a menudo, pero a Daniel Radcliffe no le ha pasado nada de eso. Radcliffe ganó unos 90 millones de euros por su trabajo interpretando a Harry Potter, y dispuso de ese dinero desde que era una adolescente.

En una entrevista el actor británico confesaba que a día de hoy, a sus 28 años, no ha tocado prácticamente nada de lo ganado por la saga cinematográfica de 'Harry Potter'.

"La verdad es que no he hecho nada con el dinero", ha confesado. "Estoy muy agradecido por ello, porque tener dinero significa que no tienes que preocuparte por él, lo te que da una libertad maravillosa. También me da una gran libertad para elegir mi carrera con sabiduría", considera el actor.

"A la gente que ha seguido mi carrera quiero darle algo interesante, no quiero ganar mucho dinero haciendo películas de mierda durante el resto de mi vida", terminaba diciendo Radcliffe. Una filosofía que se aprecia en los proyectos en los que hemos podido verle después como 'Horns' y 'Swiss Army Man'.