Se Estrena » Noticias

PRESENTA EN LA BERLINALE 'AYER NO TERMINA NUNCA'

Isabel Coixet: "No hay forma de escapar a esta crisis ni como cineasta ni como cajera"

La 63 edición de la Berlinale cierra su cuarta jornada con el regusto amargo de la crisis en España de la mano de Isabel Coixet y 'Ayer no termina nunca', una historia romántica de una pareja que se reencuentra después de haberse perdido "el uno al otro" y haberse perdido "a sí mismos".

Publicidad

La cinta, que celebra su estreno mundial fuera de concurso en la sección Panorama Special, se desarrolla en el Cementerio de Igualada (provincia de Barcelona), obra de los arquitectos Enric Miralles y Carme Pinós, que según explicó Coixet en rueda de prensa, "es como una estación de autobuses entre la vida y la muerte".

"Es una historia de amor de una pareja que se ha querido muchísimo y que ese momento en el que se miraron, que sus caminos se cruzaron en la vida, es un momento definitivo y sobrepasa ese momento incluso de la tragedia (compartida) que han vivido", explicó la cineasta.

La película se desarrolla en el futuro no muy lejano de 2017, porque, según Coixet, "ese pequeño salto al futuro" permite "una cierta distancia para medir las consecuencias", devastadoras en el filme, de lo que se está viviendo actualmente en España.

"Me encantaría equivocarme, me encantaría que las cosas que se apuntan en la película no sucedieran, que realmente todo cambiara para bien, que esa regeneración moral ocurriera, pero tal como están las cosas ahora no veo que vaya a ocurrir", dijo la cineasta.

"Tuvimos cuarenta años de dictadura, hubo una transición, hubo una democracia, tendremos que reinventar las cosas, tendremos que reinventar una democracia donde no haya tantos cortijos, donde el objetivo primigenio de un partido, que es el bien común, vuelva a ser ese objetivo", subrayó.

Aunque durante mucho tiempo huyó de "una realidad concreta" y "de abordar temas clave en la realidad española", esta vez, aseguró, se hizo "ineludible" e "inevitable", porque "no hay manera de escapar, como cineasta, como espectador, como ciudadano y como cajera del Día" del contexto actual de crisis.

Rostro ya habitual de la Berlinale, Coixet compitió en dos ocasiones en la sección oficial con 'Mi vida sin mí' (2003) y 'Elegy' (2008). Además, acudió al festival fuera de concurso con 'Cosas que nunca te dije' (1996) y 'Escuchando al juez Garzón' (2011) y como miembro del colectivo de directores del documental 'Invisibles' (2007), además de integrar el jurado en 2009.

Para Coixet, estar de nuevo en la Berlinale es como estar "casi empezando de nuevo" y "casi una deuda moral", pues fue el responsable de la sección Panorama, Wieland Speck, quien apostó en 1996 por 'Cosas que nunca te dije' cuando nadie más lo hacía, dijo. "Vuelve a ser una prueba de fuego, y aquí estamos", aseguró.

Publicidad