Las temperaturas máximas rondarán este domingo, el último de noviembre, un máximo de 15 grados en la mayoría de la Península y se darán heladas en zonas altas de las dos castillas, Teruel, Pirineos y el entorno de Sierra Nevada. Además, el viento soplará con fuerza en el bajo Ebro y el litoral norte de Galicia.

Según la predicción de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), los cielos tendrán nubes en gran parte del país y el día será bastante desapacible. En concreto, en el Cantábrico oriental y Pirineo occidental se esperan cielos nubosos con lluvias al principio de la jornada, tendiendo a bajar de intensidad y a abrirse claros durante el día. También es probable algún chubasco matinal en el este de Baleares.

Un nuevo frente atlántico provocará un aumento de la nubosidad a lo largo del día en buena parte de la vertiente atlántica, que irá dejando precipitaciones en Galicia, Cantábrico occidental, norte y oeste de Castilla y León y, al final del domingo, en el oeste del sistema Central. No se descarta que sean localmente fuertes o persistentes en Rías Baixas.

En el resto del extremo norte peninsular habrá nubes medias y altas y poco nuboso o despejado en Andalucía y resto del área mediterránea. En Canarias, se darán intervalos nubosos con probables lluvias débiles en el norte por la mañana.

La cota de nieve en la primera mitad del día estará en Pirineos en los 1.000/1.400 metros, subiendo a los 1.200/1.600 y en la Ibérica occidental oscilarán entre los 1.000/1.400 metros.

Se darán brumas y posibles bancos de niebla matinales en valles de ambas mesetas, norte de Andalucía y en zonas de montaña de la mitad norte. Aunque las temperaturas diurnas irán en aumento en el extremo norte peninsular, las nocturnas bajarán en las mitades sur y este.