Ingredientes (4p.)

4 solomillos de pavo (400 g)

1 berenjena

60 g de queso roquefort

50 g de tocino ibérico

8 aceitunas verdes

1 cebolleta

harina, huevo y pan rallado

aceite de oliva virgen extra

100 ml de vinagre de Jerez

25 g de azúcar

sal

pimienta

perejil

Elaboración:

Para la salsa, pica la cebolleta en daditos y ponlos a rehogar durante 4-5 minutos en un cazo con un chorrito de aceite. Agrega el azúcar y cuando se funda vierte el vinagre. Sazona y deja que reduzca durante 10 minutos a fuego muy suave.

Corta la berenjena en 8 rodajas (al bies), colócalas en una fuente y sazónalas. Deja que suden un poco y sécalas.

Unta 4 rodajas con un poco de queso y cúbrelas con las otras 4 rodajas de berenjena.

Bate los huevos con una pizca de sal. Pasa los montaditos de berenjena por un plato con harina, después introdúcelos en el huevo batido y finalmente pásalos por el pan rallado. Fríelos en una sartén con aceite y escúrrelos sobre un plato cubierto con papel absorbente de cocina.

Corta el tocino en 4 tiras, introduce una en el mechador y mecha un solomillo. Repite el proceso con los otros 3 solomillos. Corta cada aceituna en 4 (a lo largo) y con mucho cuidado introduce 2 aceitunas (8 cuartos) en el mechador. Mecha cada solomillo con 2 aceitunas. Salpimienta y cocínalos en una sartén con un chorrito de aceite durante 3-4 minutos por cada lado.

Sirve en cada plato un solomillo de pavo y un montadito de berenjena. Adorna los platos con unas hojas de perejil.

Consejo:

Si ves que la salsa queda ligera, puedes calentarla hasta que hierva y ligarla agregándole un poco de harina de maíz refinada diluida en agua fría.