Le concedieron una hipoteca con opción a compra a través de la dación en pago. El problema está en que ella firmó la hipoteca con un banco que quebró y el que se hizo cargo de su deuda le reclama ahora el dinero.

Esta vecina de Bormujos sufre una discapacidad, su marido está en el paro y tiene un hijo de 19 años que no trabaja. Su precaria situación ha hecho que las concejalas de Vox y Podemos de la localidad se hayan unido para ayudarla a no perder su casa.

Cuenta que se encuentra en una situación penosa. No tiene dónde llevar sus pertenencias y no puede acceder al dinero de su pensión. "No solo me quitan mi casa, me quitan toda mi vida", lamenta.