Publicidad

Contagio

Teresa Romero, contagiada del ébola, espera que España esté mejor preparada ante el coronavirus: "Pedí que me ayudaran a morir"

Teresa Romero fue la primera española infectada por el virus del ébola, hace ya cinco años. Ahora que el coronavirus ha entrado en Europa son muchos los que recuerdan la última epidemia a gran escala a la que tuvo que enfrentarse la sanidad española.

Teresa Romero cuenta que ahora mismo se encuentra bien y "ya ha pasado lo peor". "Dejamos el sufrimiento atrás, pero he necesitado mucha ayuda psicológica, he salido del pozo donde estaba metida", confiesa.

Cuenta Teresa que cuando trabajaba como auxiliar de enfermería en el hospital Carlos III y se tuvieron que enfrentar al virus del ébola, lo hacían ante una enfermedad desconocida y actuaban "sobre la marcha sin protocolo definido". Se ayudaban a quitarse y ponerse el traje. Se decían las pautas a seguir y aprendían de los errores.

Cuenta que antes incluso de ingresar ya empezó a notar síntomas como nauseas, diarrea y sarpullido que le hicieron pensar que podía haberse contagiado del ébola. Se enteró de que había contraído el virus al abrir un periódico digital.

Cuando se le traslada en la cápsula aislante Teresa conocía perfectamente el protocolo ya que lo había vivido anteriormente con los dos misioneros provenientes de África a los que ella cuidó y que terminaron falleciendo a causa del virus.

Teresa pensaba que tendría el mismo final que los misioneros. Recuerda que una noche que estaba muy fatigada vio claramente que tenía a la muerte tras ella, pero decidió vivir. "Cuando entraron a ponerme el oxígeno les pedí que me ayudaran a morir", recuerda emocionada.

Reconoce que no pudo gestionar ella sola el estado que le produjeron las críticas tras el contagio y necesitó ayuda para poder salir de ahí. "A mí se me echó la culpa, se usó que me toqué la cara para contagiarme", lamenta.

Cree que en el caso del ébola Sanidad trajo virus desconocidos sin tener tenían formación, ni información. "Trabajábamos como buenamente podíamos", señala. Espera que ante el coronavirus Chino que ya ha entrado en Europa el sistema sanitario se encuentre más preparado.