El asesinato de dos niños de 3 años y 5 meses presuntamente a manos de su madre en Godella (Valencia) continúa bajo investigación. Las alarmas saltaron en la mañana de este jueves cuando dos vecinos llamaron a la Guardia Civil y alertaron de que María, la madre, corría desnuda por la calle perseguida por su marido, ambos muy alterados.

A partir de ahí los agentes comenzaron a buscar a los pequeños. En su búsqueda encontraron primero a la madre escondida en un bidón. Dijo no saber donde estaban los pequeños y articuló un relato inverosímil asegurando que les perseguía una secta y uno de sus hijos estaba poseído por el diablo.

Posteriormente los agentes se personaron en la chabola okupa donde vivía la familia. Allí estaba Gabriel, el padre de los niños de nacionalidad belga. Aseguró que quería volver a Bélgica porque allí ya no le quedaba nada. 'Espejo Público ha accedido en exclusiva a su declaración:

"Ayer por la tarde María arrojó a uno de mis hijos a la fosa séptica y yo tuve que salvarle la vida. Cuando me desperté esta mañana y no los veíamos me ha dicho María: "No te preocupes, los niños están en mi corazón".