La supuesta fuga voluntaria de Jesús que no cuadraba a la Policía desde el primer momento. Los agentes de Castro Urdiales (Cantabria) siguen investigando y comprueban que en las cuentas de Jesús no hay movimientos bancarios. Cuando la Policía decide registrar el piso, la detenida idea supuestamente un macabro plan: Sale de su casa y se dirige a la casa de una amiga. Le entrega una caja que, dice ella, contenía juguetes sexuales. "Va a venir la Guardia Civil a casa, y Jesús Mari tenía en esta caja marranadas que no quiero que vean para que no se lleven mala impresión", le dice a su amiga.

Meses después, este sábado, la amiga de Carmen abre la caja y descubre un cráneo en su interior. Tras ser detenida por el presunto crimen de su marido Carmen asegura que encontró la cabeza en la puerta de su casa y la guardó "porque era el único recuerdo que tenía de él".

La detenida es natural de Cádiz pero llevaba varios años viviendo en esta casa de Castro Urdiales (Cantabria), ahora custodiada por la Guardia Civil. Mientras se siguen analizando los restos humanos en el laboratorio de criminalística. El caso está bajo secreto de sumario.