Error policial

Un empresario de ocio nocturno, obligado a cerrar su local después de que la Policía confundiera sal con MDMA entre sus cosas

A Juan le ha salido muy caro el chuletón que tenía pensado comerse. Guardó meticulosamente 10 gramos de sal en su mochila y en una redada rutinaria la Policía lo confundió con MDMA (éxtasis).

Publicidad

Juan es un empresario de Marbella que ha sido detenido en su discoteca en un control rutinario de la Policía. El perro que acompañaba a los agentes marcó su mochila y la Policía extrajo 10 gramos de un polvillo blanco que estaba minuciosamente guardado en un sobre. Pese a que Juan insistió en que era sal los agentes le sacaron de allí detenido rumbo al calabozo.

La Policía ha tardado "un poco más de la cuenta en dar los resultados", opina Juan. Este empresario ha estado casi 2 meses esperando el resultado que ha determinado que, efectivamente lo que este hombre llevaba en su mochila era sal y no MDMA como pensaban los agentes. El auto ha aclarado todo. Hasta entonces ha tenido la sala cerrada durante un mes. "Tengo gente que entra desde los 17 a los 19 años y no estaba todo claro hasta que saliese el auto", señala.

Ese día Juan tenía pensado comerse un chuletón y cogió sal laminada para aderezarlo. Está valorando con su abogado interponer una denuncia por los daños causados: 2 meses con el local cerrado y 14 horas en el calabozo.

El perro marcó con insistencia la mochila porque había un gramo de hachís

La Policía asegura que el perro señaló con insistencia esa mochila. Se encontró una pequeña cantidad de hachís, en concreto un gramo que fue lo que hizo que el animal señalara con tanta insistencia.

"El perro marcó la mochila pero sí que hicieron caso al perro y no a la persona humana. Sólo me tenían que haber escuchado pero no me quisieron dar la oportunidad de nada. Cero dudas, directamente detenido y para el coche esposado".

Antena 3» Programas» Espejo Público» Noticias

Publicidad