Antonio señala que cuando él hizo el pozo en la finca de Totalán tenía un diámetro de veintiún centímetros. "Ahí no cabe un niño, como dice todo el mundo. Porque el niño de dos años es más grande, y como ahora en invierno tienen chaqueta, tienen su abriguito... todo el mundo dice que ahí no está el niño. Pero, bueno, aquí en realidad es que no lo sabe ni dios", apunta el responsable de los trabajos.

Asegura que dejó el pozo tapado y alguien lo ha modificado. Cuando él ha visto el pozo "la piedra ya estaba quitada"."El domingo cuando vine no tenía piedra, y han quitado también la tierra. Entonces, yo no sé quién la ha quitado. Siete mil metros de tierra que llevaba a los lados. La tierra se queda en el pozo.

Según su versión alguien ha hecho una zanja al lado del pozo donde han echado la tierra que tapaba el agujero.

"Yo hice el pozo hace ya un mes, y lo hice y me fui y todo bien. El que ha quitado la tierra al pozo y esas cosas, ¿eso quién ha sido? Dímelo tú, porque yo no lo sé. Yo no la he quitado", aseguraba.