Los abuelos paternos del niño que fue asesinado por su madre en El Ejido (Almería) han lamentado la poca intervención y prevención de las autoridades y de las instituciones por evitar "algo que se podría haber evitado totalmente si nos hubieran escuchado". "Hemos tocado en todas las puertas que podía haber y aquí todo el mundo se ha limitado a no hacer nada, con excusas", ha asegurado Juan.

Además, el abuelo de la víctima ha afirmado que habían interpuesto diversas denuncias en diferentes comisarías de la zona en la que residían. La situación familiar "era fatal". "Había tardes que la Policía venía a mi casa dos veces, por acoso", señala. El padre del niño, Sergio, tenía sus teléfonos bloqueados debido a que era acosado por la madre del niño y era el pequeño quien mandaba audios a sus abuelos pidiendo auxilio.

Los abuelos han comentado que el niño tenía muchas faltas de asistencia sin justificar en el colegio porque su madre no lo llevaba y han detallado que el jueves anterior al fallecimiento se presentaron en el recinto académico para ver si el niño estaba allí: "Lo que nos estaba diciendo no era verdad, no estaba allí, lo tenía escondido en el sótano, en la cochera", lamenta Juan.