ObjetivoTV » Número de Serie

NÚMERO DE SERIE

¿Por qué las series americanas sufren los interminables parones?

Una de las características más llamativas de la programación en Estados Unidos son los llamados parones de emisión, una táctica que utilizan las cadenas de televisión y que desesperan a la mayoría de espectadores. Una, dos, tres y hasta cuatro semanas de parón pueden producirse entre el último capítulo emitido y el siguiente. Todos los padecemos, pero ¿sabemos a qué se deben?

How I Met your Mother

CBS How I Met your Mother

Publicidad

Para conocer por qué se producen estos cortes de emisión es necesario saber cómo funcionan las cadenas generalistas, las networks, frente a las cadenas de cable. Lo esencial es que las networks (ABC, NBC, CBS, FOX y The CW) responden ante la publicidad para financiarse, mientras que las cadenas de cable se autofinancian con la cuota de sus abonados. Esta distinción explica que las networks encarguen temporadas de 22 ó 24 capítulos, mientras que las cadenas de cable producen series que duran entre 10 y 13 episodios.

La temporada televisiva en Estados Unidos para las networks empieza en septiembre y finaliza en mayo. Por lo tanto, hay entre 34 y 36 semanas por delante y muchos menos capítulos por emitir. Lo habitual es que durante el tramo septiembre-diciembre se emitan entre 9 y 11 capítulos seguidos, sin interrupciones, salvo festivos como el Día de Acción de Gracias o discursos presidenciales. Es a partir de enero cuando empieza el goteo de capítulos nuevos, hasta que la temporada llega a su fin en mayo.

La táctica responde a una doble estrategia: por un lado, el espectador está pendiente de su serie favorita durante casi nueve meses y por otro, las networks estructuran sus capítulos en función de los sweeps que marca Nielsen, la empresa que mide la audiencia en Estados Unidos. Durante los sweeps, en noviembre, febrero y mayo, se produce un análisis más exhaustivo de la audiencia y las networks guardan sus mejores capítulos durante esos meses.

Puede parecer una táctica interesante a nivel comercial pero lo cierto es que son muchas las series que acaban perjudicadas por culpa de este estilo de programación. En la temporada actual, 'New Girl' estuvo casi un mes sin emitir capítulos nuevos, perjudicando la audiencia de una serie que sólo había emitido tres episodios. En casos como 'Anatomía de Grey' han transcurrido casi dos meses sin capítulos inéditos y también han sido muchísimas las críticas hacia la programación de 'How I Met Your Mother', con capítulos nuevos una semana sí y otra no.

Los espectadores más avispados consultan regularmente calendarios de emisión de series o bases de datos como IMDB, pero hay otros muchos que no terminan de aclararse y no saben cuándo se emite un capítulo nuevo de su serie favorita. Esto nos lleva a valorar si de verdad es una técnica que fomenta el consumo televisivo o lo disminuye.

Para el estreno de 'Glee' en 2009 Fox utilizó un curioso sistema que no se ha vuelto a producir: emitió la serie sin interrupciones en dos grandes bloques, el primero de ellos de septiembre a diciembre con 12 capítulos y el segundo de abril a junio con 9 episodios inéditos. La audiencia de la serie nunca ha sido tan buena como en su primera temporada. 'Pretty Little Liars' (ABC Family) también ha seguido este orden de emisión durante sus dos temporadas.

Quizá las networks deberían replantear su estrategia y ofrecer a los espectadores un sistema de emisión de capítulos con más regularidad que el actual, y no uno tan intermitente que desespera hasta a los más fanáticos. No es de extrañar que muchos prefieran cada vez más las series de cable, con una periodicidad de emisión ininterrumpida que le otorga más calidad a la serie y respeta mucho más al espectador. Mientras tanto los parones seguirán haciéndonos sufrir semana a semana. No hay quién luche contra ellos.

Publicidad