El escritor William Landay publicó su tercera novela en 2012, y rápidamente se convirtió en un bestseller. Padre de dos hijos, Landay trabajó durante siete años como fiscal, el mismo cargo que ostenta el protagonista de su dramática historia. En 'Defending Jacob', el macabro asesinato de un chaval pone en jaque a una pequeña comunidad, un hecho que hemos visto recientemente con 'El visitante', adaptación de Stephen King.

A diferencia de esta, el crimen no ha sido ejecutado por una fuerza sobrenatural sino probablemente por otro chico, compañero de clase de la víctima. Lo que resulta más perturbador. Andy Barber, el implacable asistente del fiscal interpretado por Chris Evans (Capitán América en 'Vengadores'), que no suele otorgar el beneficio de la duda a los encausados, se enfrenta al peor de los escenarios posibles para un padre, que su hijo sea el principal sospechoso del caso.

La miniserie arranca como un intenso thriller para adentrarse luego en un oscuro drama familiar. En un inicio, Andy está convencido de que el culpable podría ser un pedófilo, pero una huella en la ropa de la víctima apunta a su hijo Jacob, interpretado por Jaeden Martell. A esto se añade que su mejor amigo les da a entender que Jacob siempre ha sido un chaval un tanto extraño y que el resto de los compañeros de clase comienzan a difundir por redes sociales todo tipo de rumores y acusaciones, como un posible móvil para el asesinato y la localización del arma homicida (un cuchillo). Andy y su mujer Laurie (Michelle Dockery, 'Downton Abbey'), que trabaja en una organización si ánimo de lucro dedicada a ayudar a jóvenes en riesgo, se enfrentarán a una dura decisión: el deber

de defender la justicia frente al amor incondicional hacía su hijo. La serie británica 'Nacido para matar' (2017) planteaba un dilema similar también para el espectador y una pregunta con la que debatir: ¿en qué medida un padre conoce a su hijo?

La miniserie de ocho episodios está dirigida por el noruego Morten Tyldum –'The Imitation Game (descifrando Enigma)' (2014), y el piloto de 'Jack Ryan'– con guion de Mark Bomback ('El rey proscrito'), y reflexiona sobre los secretos propios de los adolescentes, que suelen hacer lo que quieren y se vuelven escurridizos con respecto a su intimidad. ¿Es Jacob un chico normal o podría tan problemático como para matar a alguien? Al desarrollo de las investigaciones del padre y del juicio se añade una trama en paralelo que saca a la luz una historia familiar que había permanecido en secreto. 'Defending Jacob' se une entonces a otras ficciones sobre familias aparentemente perfectas que no lo son tanto, desde 'Big Little Lies' a 'American Gothic', pasando por la tercera temporada de 'The Sinner', por poner algunos ejemplos.

El escritor comentó en una entrevista estas conductas violentas también pueden contar algo de nosotros mismos, que al fin y al cabo son comportamientos humanos. El espectador puede ver posible que un adolescente mate a otro, pero también le hará dudar la vulnerabilidad propia de su edad. Los chavales no son unos monstruos sino críos complejos, en muchos casos difíciles de conocer. Es algo a lo que se aferra un padre cuando protege a su hijo. Pero, ¿no debería el ciudadano, y más un fiscal, proteger a la sociedad?

'Defending Jacob' es la tercera vez que une a Chris Evans y Jaeden Martell. Coincidieron antes en ‘Déjate querer’ (2014), en la que interpretaban al mismo personaje en diferentes edades, y en la magnífica ‘Puñales por la espalda’ (2019), en la que eran primos. Junto a ellos y Michelle Dockery, un reparto de lujo, con Cherry Jones ('El cuento de la criada'), Pablo Schreiber ('Orange is the New Black'), Sakina Jaffrey ('House

of Cards') y J.K. Simmons ('Counterpart'), entre otros. La miniserie cuenta con buenas interpretaciones en una trama tal vez demasiado oscura que se narra a cuentagotas. Apple TV estrena los tres primeros episodios el día 24. Los cinco restantes se emiten semanalmente.