CAMPAMENTO SANGRIENTO

Tras la casa encantada de 'Murder House'. El oscuro psiquiátrico de 'Asylum'. Las brujas de 'Coven'. El vampírico 'Hotel'. Los payasos de 'Freak Show'. El reality delirante de 'Roanoke'. La secta de 'Cult'. Y el fin del mundo de 'Apocalypse'… Solo faltaba el campamento de verano en el que un asesino loco anda suelto. Regresa 'American Horror Story' ambientada en 1984, mezclando música de sintetizador, imágenes retro, al presidente Ronald Reagan, movimientos de breakdance, aerobic y patinaje, y, cómo no, mucha, mucha sangre. La ingenuidad de los 80 frente al mayor de los terrores: un loco acechando mientras se escuchan historias de terror alrededor de una fogata.

La novena temporada de la antología creada por Ryan Murphy comienza cuando cinco amigos deciden dejar Los Ángeles para pasar el verano en un campamento como asesores. Antes de llegar a Camp Redwood, atropellan a alguien accidentalmente con su furgoneta. A partir de entonces, serán perseguidos por un tipo encapuchado. Al mismo tiempo, un asesino apodado señor Jingles –interpretado por John Carroll Lynch, que fue Twisty el payaso en 'Freak Show'– escapa del manicomio, donde fue encerrado por matar a un grupo de campistas de Redwood.

UN LOCO ANDA SUELTO

Los fans de la antología se lo van a pasar en grande, esta vez, por los estilismos ochenteros que lucen los protagonistas, algunos de ellos habituales de la serie. Cody Fern es Vaxier Plympton, el instructor de aerobic que anima a algunos de sus alumnos (y colegas) a acompañarle al campamento. Su peinado punky le da cierto aire a Limahl, el cantante que puso música a 'La historia interminable'. Le acompaña Billie Lourd como Montana Duke, la única chica del grupo, contenta porque se una Brooke Thompson (Emma Roberts), que, en apariencia, parece una niña modosita que no ha roto un plato. Junto a ellos, dos nuevos fichajes: DeRon Horton ('Queridos blancos') como el inquieto Ray Powell, y Gus Kenworthy, como Chet Clancy, el novio sexy de Brooke. Kenworthy es un esquiador olímpico de estilo libre al que ya vimos en cameos en 'The Real O'Neals' y en la quinta entrega de 'Sharknado'.

En el campamento les espera la directora Margaret Booth (Leslie Grossman), con otro de esos peinados estrambóticos difíciles de olvidar. La enfermera Rita (Angelica Ross, vista en 'Pose', otra de las grandes series de Ryan Murphy) a la que le chifla atemorizar a los visitantes con sus historias de fantasmas. Una ex campista (Tara Karsian, 'Duda razonable') que conoce todos los pormenores de los asesinatos del señor Jingles. Y Matthew Morrison ('Glee'), como Trevor Kirchner, un tipo de prominente bigote que marca paquete. Por primera vez, no estará Evan Peters, que ha aparecido en todas las entregas, y se especula con una aparición sorpresa de Sarah Paulson, otra de las fijas, de cuyo personaje no se sabe nada.

HOMENAJE AL GÉNERO SLASHER

Que esté ambientada en 1984 nada tiene que ver con la novela distópica de George Orwell. Murphy ha querido homenajear al cine de terror de los 80 (aunque hay de todo un poco como ahora veremos), con especial hincapié en dos clásicos. 'La noche de Halloween' (1978), de John Carpenter, cinta en la que Michael Myers huye del manicomio en el que fue encerrado por matar a su hermana (el señor Jingles también escapa). Y, sobre todo, 'Viernes 13' (1980), de Sean S. Cunningham, en la que alguien comienza a matar a un grupo de monitores en el campamento Lago Crystal.

Pero hay más. En un buen maratón de películas con campamentos sangrientos no puede faltar, obviamente, 'Campamento sangriento' (1983), de Robert Hiltzik, en la que un grupo de chavales van cayendo como moscas (hubo hasta cuatro entregas). Tampoco 'Madman' (1981), de Joe Giannone, con un loco que ataca con un hacha y forma parte de la leyenda que cuentan los monitores de un campamento (el serial killer de 1984 también usa un hacha). No se puede obviar 'Sé lo que hicisteis el último verano' (1997), de Jim Gillespie, con Jennifer Love Hewitt, Sarah Michelle Gellar, Freddie Prinze Jr. y Ryan Phillippe, cuya trama se inicia cuando atropellan a un pescador al que dan por muerto, pero que luego les persigue. Porque Emma Roberts aparece en ella, hay que rescatar 'Scream 4' (2011), de Wes Craven (¿tendrá paralelismos este personaje con el de la serie?).

Otra actriz del equipo de Ryan Murphy, Taissa Farmiga protagoniza la paródica 'Las últimas supervivientes' (2015), de Todd Strauss-Schulson, que mezcla realidad y ficción, pues los chavales acaban viviendo dentro de una película de terror ochentera. ¿Podría ser 1984 pura ficción, una especie de reality al estilo 'Roanoke'? Habrá que verlo, pero sea como fuere, pasaremos miedo.