ObjetivoTV » Número de Serie

NÚMERO DE SERIE

'Juego de Tronos': una quinta temporada que promete

Llegó, se estrenó y, a pesar de la filtración, venció. La quinta temporada de 'Juego de Tronos' nos ha ofrecido un primer episodio excelente, cargado de escenas potentes, que prometen darnos una muy buena temporada. A pesar de las voces que anuncian que la serie ya ha ofrecido lo mejor de su armamento, queda claro, una vez más, que 'Juego de Tronos' tiene todavía mucho que ofrecer.

Publicidad

Que la serie comience con un flashback de Cersei, en el que una hechicera le vaticina todo lo que le ocurrirá en el futuro es, sin duda, un comienzo inmejorable. Segundos después la vemos asistiendo al funeral de su padre, asesinado por su propio hermano. En la sugerente escena en la que el cuerpo de Tywin Lannister yace tumbado, se apunta a que la relación entre Jaime y Cersei no va ser muy pasional en los próximos episodios, sino más bien estratgégica. “Eres un hombre de acción, si dices algo lo haces” con esa frase, Cersei deja claro que desea, más que nada, que Jaime acabe con la vida de Tyrion.

Nuevo cartel de la quinta temporada de 'Juego de Tronos'

Mientras, en la ciudad libre de Pentos, Tyrion (al que vemos desesperado y desesperanzado) y Varys se saben en clara minoría y es justo ahí cuando el eunuco le sugiere que vayan en busca de Daenerys Targaryen, la única que podría defenderles y a la vez su única opción de movimiento táctico. Algo nada fácil, si se tiene en cuenta el odio entre ambas familias y la intención de la madre de los dragones de ocupar el Trono de Hierro.

La madre de los dragones, la pasional Daenerys Targaryen, aún tiene mucho que demostrar. Su frase “no soy una política, soy una reina”, se trata de toda una declaración de intenciones, pero incoherente con su inactividad. Khalessi puede, y debe, ejercer su poder, como así le dice su atractivo amante, Daario. Con un dragón perdido y un pueblo sobre el que no ejerce el poder, el papel de Khalessi está todavía demasiado desdibujado en el tablero de 'Juego de Tronos'. Queremos más. Necesitamos más.

En el muro, Jon Snow vuelve a ser un lobo divido entre dos manadas. Entre lo que siente que debe hacer y lo cree que debe hacer. La escena en la que pone fin a la vida de Mance Rayder deja claro que el bastardo de los Stark es un personaje que siempre hace lo correcto, aunque ello le cueste la confianza de sus propios compañeros. Es bastante evidente, por lo tanto, que su unión con Stannis Baratheon no será todo lo buena que parecía al final de la cuarta temporada.

Desde el Valle nos viene uno de los mejores momentos del episodio. Sansa, uno de nuestros personajes favoritos, vuelve más oscura que nunca (en sentido figurado y en el más literal debido a su negro vestuario). Casada con Meñique, la mayor de los Stark ya no es la niña inocente que vivía resignada en Desembarco del Rey y no queda claro del todo si es Meñique quién la controla a ella o es al revés. Nadie como Sansa para hacerse la tonta y parecerlo.

Las fichas en ‘Juego de Tronos’ se mueven lentas pero cada movimiento, cada frase, esconde una lucha, una pequeña batalla por el poder. Las cosan no permanecerán tranquilas por demasiado tiempo y el primer capítulo de la temporada promete que los próximos movimientos serán determinantes para el futuro de la serie, a la que no le tiembla el pulso a la hora de poner fin a muchos personajes, por importantes que sean. ¡Qué empiece el juego!

Publicidad