NovaMás » Vida

AHORRA EN TU FACTURA

Consejos para calentar tu casa sin que se disparen las facturas de la luz o el gas

Con el descenso de temperaturas y el aumento del precio de la luz buscamos los mejores remedios para ahorrar dinero, y estos trucos te servirán de mucha ayuda este invierno.

Publicidad

Las bajas temperaturas empiezan a asentarse poco a poco por todo el país. A medida que pasan los días también desciende el mercurio de los termómetros, y con un precio de la luz tan elevado, es normal que empiece a dar miedo encender cualquier aparato que nos mantenga calientes en una de las épocas más largas del año. ¿Qué podemos hacer para que esto no nos afecte?

El precio de la luz ha provocado que nos veamos obligados a cambiar ciertos hábitos de consumo y a buscar las mejores maneras de ahorrar en nuestras facturas. Si bien nos hemos tenido que empezar a adaptar a los distintos tramos horarios, también existen formas de reducir el tiempo en el que la calefacción está encendida y métodos para conservar el calor emitido por los aparatos el mayor período posible. A continuación te explicamos punto por punto todas las opciones que tienes a tu disposición.

Trucos para ahorrar luz sin sacrificar la comodidad del calor

- Controlar los tramos horarios. Si queremos ahorrar en luz a final de mes, es imposible no recomendar el control de los tramos horarios para aprovechar el mejor precio del día. El incremento de la luz tiene consecuencias sobre el consumo doméstico, por lo que es aconsejable estar muy pendientes de la actualidad. Con el cambio de hora, la franja con los costes intermedios se comprenden en los horarios de 08:00 a 10:00 horas, de 14:00 a 18:00 y de 22:00 a 00:00. Sin embargo, son datos que pueden variar, por lo que una buena opción es buscar una aplicación móvil que nos ofrezca esta información a tiempo real.

- Instala aplicaciones para consultar la curva de la demanda eléctrica a tiempo real. Una de las últimas aplicaciones en dar mucho de lo que hablar gracias a su amplia oferta de contenido es la app redOS, un programa disponible para su descarga en Android e iOS que nos permite consultar en tiempo real la curva de demanda. Su uso está pensado tanto para expertos como para consumidores en general, y ofrece información valiosa referente a la situación del Sistema Eléctrico Español por comunidades autónomas para seguir minuto a minuto el comportamiento del mercado.

- Mantener la temperatura a un máximo de 20º. Dejando a un lado dos de las claves para no encontrarnos con sorpresas en los recibos a principios de cada mes, también es importante ser perspicaces a la hora de encender la calefacción. Es recomendable no subir a más de 20 grados los radiadores, ya que por cada grado de aumento, el consumo eléctrico puede ascender hasta un 7% en nuestras facturas. Si mantenemos nuestros aparatos a 20 grados, el gasto de luz no nos provocará tantos escalofríos.

- Película aislante de ventanas. Para mantener la temperatura óptima dentro de nuestro hogar, otra buena idea es buscar formas de aislar nuestra casa del frío y conservar por mucho más tiempo el calor. En el mercado podemos conseguir muy fácilmente aislantes de ventanas; unas películas que se instalan en los cristales que actúan como barrera y ayudan a ahorrar hasta un 8% de energía. Sin embargo, el papel de burbujas también puede ser nuestro mejor aliado para lidiar contra las bajas temperaturas: la pérdida de calor se reduce hasta un 50%.

Radiador
Radiador | Envato

- Burlete para las puertas. Otra de las mejores claves para aislarnos del frío es conservar el calor dentro de casa son los burletes de silicona. Son de muy fácil instalación y sirven para evitar la entrada de aire en las puertas e impedir la fuga de calor, ya que se colocan en el pequeño hueco que queda entre el suelo y la puerta. Además, son muy económicos y puede parecer increíble que algo tan simple nos ayude a mantener las diferentes estancias de nuestro hogar tan calientes.

- Colocar una alfombra en las habitaciones más frías. A pesar de que las alfombras no son una fuente de calor en sí, lo cierto es que influyen en la cantidad de calor que puede llegar a retener una habitación. Es uno de los mejores aislantes del frío, pero para que sea realmente efectivo debemos buscar alfombras gruesas y de grandes dimensiones.

- Instalar una válvula termostática en los radiadores. Además de mantener la temperatura de los radiadores a un máximo de 20 grados, también puede ser el mejor momento para sustituir las antiguas válvulas manuales e instalar en la entrada de agua de los radiadores una válvula termostática. Esto no solo nos ayudará a regular el calor que emiten de manera más exacta, sino también a ahorrar entre un 8 y un 13% en la factura de energía.

- Poner reflectantes o aislantes térmicos. Es normal que a medida que el mercurio baja en el termómetro, también necesitemos mantener encendida la calefacción durante más horas. Es algo inevitable si queremos conservar nuestra estancia a una temperatura adecuada, pero podemos mejorar la productividad de los aparatos haciendo que las habitaciones se mantengan más tiempo calientes sin tener que volver a encender la calefacción en un tramo horario que nos compense. Para ello podemos colocar reflectantes o aislantes térmicos: reducen los costes reflejando el calor gracias al material en que están hechos.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR…

Trucos para ahorrar energía cuando uses el horno

Trucos para reducir la factura de la calefacción

Publicidad