Un desagüe atascado es uno de los problemas hogareños más comunes. Cuando esto sucede solemos utilizar fuertes productos químicos diseñados para la ocasión o, directamente, llamar a un fontanero.

Sin embargo, como te mostramos en el vídeo, existen una gran cantidad de remedios caseros que son más efectivos y, por supuesto, mucho más económicos.

Asimismo, siempre es mejor prevenir que curar. Los atascos en las tuberías pueden estar originados por tres motivos: errores de infraestructura, el deterioro ocasionado por el tiempo y un mal uso.

En los dos primeros casos poco puedes hacer, pero, con respecto a un mal uso, como puedes imaginar, eres tú el único culpable. Los detergentes para lavavajillas y lavadoras en polvo suelen estar detrás de un gran número da atascos.

De la misma manera, utilizar el lavabo de basurero no es una buena idea. Los pelos también generan tapones que pueden atascar nuestras tuberías, por lo que se recomienda tirarlos a la papelera y recogerlos de la ducha.

Otra importante fuente de atascos, que suele más pasar desapercibida, son los líquidos no apropiados. Aceites usados, pinturas o disolventes, además de ser altamente contaminantes, pueden ocasionar graves daños en nuestras tuberías.

Si sigues estos consejos y, aun así, tu desagüe sigue juzgándote malas pasadas, tranquilo, gracias a los consejos que se dan en el tutorial podrás eliminar las tuberías de tu casa de tu lista de preocupaciones.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Por qué no debes tirar el agua de la pasta por el desagüe

La solución más simple contra el mal olor y los atascos de las tuberías