La secadora es un electrodoméstico muy cómodo, sobre todo en lugares húmedos y fríos. Aunque su uso no está tan extendido como el de la lavadora, muchas personas disponen ya de una secadora, un aparato estupendo para ahorrar tiempo, esfuerzo y espacio tendiendo la ropa. Sin embargo, antes de utilizar este electrodoméstico has de saber qué ropa no debes introducir en la secadora si no quieres que se estropee.

Por lo general, solemos meter en la lavadora y en la secadora todas las prendas que podemos de una sola vez. Lo mismo hacemos con el lavavajillas antes de ponerlo en marcha. Sin embargo, al hacer esto, además de impedir que la ropa se limpie adecuadamente, estaremos estropeando numerosas prendas que no deberían secarse nunca con la secadora. Te mostramos cuáles son en el vídeo superior.

Para que una secadora funcione correctamente, necesita de energía para dar movimiento al tambor. Dependiendo de lo húmeda que esté la ropa que queramos secar, configuraremos más o menos tiempo en la programación. Asimismo, al igual que cuando ponemos una lavadora tenemos especial cuidado para no desteñir ni encoger la ropa, al poner una secadora hemos de tener cuidado para no estropear determinadas prendas.

El principal requisito que has de tener en cuenta antes de introducir una prenda en la secadora es el tipo de tela del que está hecha. El calor extremo y la gran fricción a la que se expone la ropa en la secadora puede estropear numerosas prendas, especialmente si son de un material más sensible de lo normal.

SEGURO QUE TE INTERESA:

¿Se pueden esterilizar las mascarillas en el horno de casa?

Cinco pasos para preparar tu piel para la operación salida de la cuarentena