Muchas personas acostumbramos a tener numerosos productos de limpieza en el hogar, cada uno con una función y una determinada composición química. Por ello es necesario conocer cuáles no debemos mezclar, y cuáles son bastante nocivos y perjudiciales para la salud. En el vídeo te lo contamos.

Manejar productos químicos es bastante peligroso, más aún si no se conoce de qué están hechos y cuáles son los posibles efectos secundarios que te podrían causar en la salud. Ya que no conocer esto es la razón de muchos problemas respiratorios, o de reacciones en la piel y en los ojos. Y, si no es imprescindible tener algún producto, lo mejor es deshacernos de él cuanto antes.

Asimismo, es imprescindible conocer cuáles son las posibles reacciones adversas de mezclar varios productos ya que, si mezclamos varios componentes químicos que no se pueden o deben mezclar, podríamos causar reacciones nocivas y muy peligrosas para nuestra salud y la del resto de nuestros familiares u miembros del hogar.

Por otro lado, es importante guardar dichos productos en lugares altos y ocultos a la vista, con el fin de evitar que los niños del hogar tengan acceso a ellos o que por una equivocación los podamos confundir con otro material.

SEGURO QUE TE INTERESA:

Cómo evitar que te repita la comida

Cómo limpiar las partes más duras de la casa

Muchos productos de limpieza que utilizamos en el hogar están fabricados con componentes químicos bastante peligrosos. Si los mezclamos con otros productos, podemos generar reacciones nocivas. Es por ello que te contamos qué no deberías combinar nunca.

Lejía con amoníaco. Estos dos productos son muy utilizados en la limpieza del hogar. Sin embargo,no deben mezclarse nunca, ya que la misma genera un gas llamado cloramina que resulta altamente tóxico. Aunque no los veamos, dañará el sistema respiratorio de la persona afectada.

Lejía y vinagre. Estos dos líquidos son sustancias desinfectantes que, al mezclarlas, crea un gas altamente nocivo. Cuando una persona mezcla estos dos productos, el hipoclorito de sodio de la leja toma un protón del vinagre, generando ácido hipocloroso. Este reacciona con el resto del vinagre y forma gas de cloro, que causar irritación en la piel, los ojos, la nariz, y las membranas mucosas.

Por último, otros dos productos que no deberías de mezclar nunca son el vinagre y el agua oxigenada. Al combinar estos dos líquidos creamos ácido peracético, que puede ser altamente corrosivo. La exposición a este producto puede causar irritación en la piel, los ojos y el sistema respiratorio. Además, una exposición a largo plazo puede causar daño permanente en los pulmones.