Cuando nos duchamos con agua caliente no es inevitable que el espejo se empañe, ya que hay diversos trucos para que esto no suceda.

El primer método consiste en preparar un pulverizador donde mezclaremos los ingredientes que os mostramos en el tutorial en vídeo de Nova Life. A continuación rociaremos la solución por el espejo como haríamos normalmente y limpiaremos con un papel de cocina. Este remedio será efectivo durante varios días.

Por otro lado, puedes utilizar otro producto que probablemente tendrás por casa. Es muy fácil: tan solo tendrás que esparcirlo sobre la superficie del espejo, esperar un minuto y retirar el exceso con una toalla. Si realizas este método, descubrirás que el espejo aguanta sin empañarse toda una semana.

Finalmente, otro de los métodos más efectivos para evitar que el espejo del baño no se empañe es con algunos tipos de productos para la ropa. Para ello, frota el espejo con unas gotas y después límpialo con una toalla. Te sorprenderá ver cómo por mucho vapor que salga de la ducha, el espejo no se empaña.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Cómo quitar las molestas manchas de desodorante de la ropa

El truco definitivo para evitar que tu ropa destiña

Aprende a doblar la ropa para que te aguante como recién planchada