Puede parecer contradictorio, pero mantener relaciones, siempre y cuando estemos sanas, es una de las mejores formas para reforzar el sistema inmunitario. Según un estudio del Instituto Kinsey de la Universidad de Indiana, el sexo y la masturbación ayudan a mantener un sistema inmunitario fuerte. La explicación radica en que la dopamina que se libera al tener orgasmos provoca una oleada de oxitocina, la hormona de la felicidad. Al sentirnos felices somos menos propensos a tener dolores, enfermar y contagiarnos, ya que estimula el sistema inmunitario.

Aunque no sabemos demasiado todavía sobre el coronavirus, lo que sí tenemos seguro es que un sistema inmunitario fuerte es indispensable para enfrentarnos a la situación actual. A pesar de creer que estamos sanas y que no nos hemos contagiado, debemos seguir las restricciones y consejos de los expertos y no exponernos de manera innecesaria. No sólo por nosotras, sino por todas las personas que nos rodean.

¿Nos podemos contagiar el coronavirus a través del sexo?

El COVID-19 sólo se contagia a través de las vías respiratorias. Según ha explicado la OMS “La enfermedad puede propagarse de persona a persona a través de las gotículas procedentes de la nariz o la boca que salen despedidas cuando una persona infectada tose o exhala”. Para que quede más claro, puntualizan que “Estas gotículas pueden caer sobre objetos y superficies y, si las tocamos y luego nos tocamos la boca, la nariz o los ojos podemos contraer la enfermedad, así como si inhalamos las gotículas expulsadas por una persona con coronavirus”. Por lo tanto, no se puede contagiar a través de los fluidos corporales.

Es cierto que, aunque no se traspasa a través de los fluidos, en los encuentros eróticos hay mucha proximidad entre los cuerpos y claro, a través de las inhalaciones sí que nos podemos contagiar.

Coronavirus | iStock

Si una parte de la pareja sí está infectado o tiene síntomas, no es recomendable practicar sexo. Si estamos en cuarentena los dos, sí que se podrían mantener relaciones íntimas. En cuanto a otras prácticas, como el sexo oral, sucede exactamente lo mismo. El virus sólo se transmite a través de secrecciones respiratorias.

Deseo y coronavirus

Por otra parte, cuando nos encontramos en una situación de alerta como la actual las preocupaciones se meten en nuestras camas y el deseo suele ir cayendo. Para disfrutar de un encuentro al cien por cien es necesario despejar la mente y centrarnos en lo que estamos haciendo. Por eso, si estamos preocupadas por las infecciones será difícil que el goce sea el máximo.

Si a la convivencia, que a veces es difícil, le sumanos estar encerrados varios días, es todavía peor. “¿Cómo nos vamos a aguantar?”, se preguntan muchas parejas.

La mejor medida es respetar los espacios. Marcaros horarios, ritmos y espacios en los que dedicarnos a lo que nos apetece, volver a tener hobbies o despejar la mente. Podemos usar este periodo de tiempo para profundizar aún más en la relación hablando de temas que no solamos tratar o poniendo en práctica tareas que teníamos pendientes.

Prácticas sexuales y coronavirus

Es obvio que debemos tomar medidas preventivas y seguir los consejos de las profesionales sanitarias, pero aún así, podemos tener una vida sexual activa sin correr ningún riesgo.

Lo más importante es tener una buena higiene, ser conscientes de las limitaciones, alejarnos de lo que comunmente llamamos sexo y ¡dar rienda a la imaginacion.

Cuando hablamos de sexo pensamos en coito directamente, pero el sexo va desde una mirada con intenciones hasta leer en pareja disfrutando y saboreando esos momentos. Y ahí no hay virus que nos contagie.

Masturbación

Si te apetece masturbarte presta atención a la higiene de tus manos. Lávatelas concienzudamente antes y después. Si usas algún juguete erótico, lávalo muy bien y usa un desinfectante para juguetes. Puedes colocarle un preservativo o tira de látex para una mayor protección.

Un juego entre parejas que resulta excitante es vernos tocándonos. Por eso, podéis daros placer por separado observándoos. Una opción es miraros por turnos, otra hacerlo a la vez y si queréis ir más allá grabaros y mandároslo.

Sexting

Nunca el sexting, mandar mensajes de contenido sexual, fue tan necesario. Para mantener la llama y no olvidarnos de nuestra actividad sexual, podemos mantener conversaciones subidas de tono. Añade fotos, vídeos y audios para darle un toque más hot.

Hazlo con tu pareja aunque estéis en la misma casa, será divertido y os hará olvidaros de las horas que lleváis encerrados juntos.

Si lo haces con otra persona, toma precauciones y no muestres partes identificables. Es importante tener confianza con esa persona con la que lo estás haciendo y estar segura de que no difundirá el contenido.

Sexo a distancia

Tú en una habitación y tu pareja en la otra. Le oirás y hasta casi sentirás, pero no habrá contacto alguno entre vuestros cuerpos.

Esta práctica es la que vas a hacer si no convivís, ya que no te quedará otro remedio. Siempre os quedará el teléfono. Mantener una llamada telefónica caliente y cuando os podáis ver vuestro encuentro será fuego puro.

Las aplicaciones de ligue ya han avisado a sus usuarios y usuarias. Dadas las recomendaciones de aislamiento en la que nos encontramos, no es fácil poner en práctica una cita comenzada de forma digital, así que lo mejor será que os sigáis conociendo a través de vuestras conversaciones y planeando ese encuentro que seguro llegará.

Lo que no debes hacer para contagiarte es besarte con otra persona que tenga síntomas. No olvides tomar medidas anticonceptivas si no buscas un embarazo y usar preservativos para evitar el contagio de ETS e ITGS.