Hay quien dice que hay un día para todo y, como no, el sexo oral también tiene su celebración anual. En concreto, la fecha elegida cada año es el 6 de septiembre, por aquello de que el 6 del 9 hace honor al 69.

Pese a ello, los placeres del sexo oral siguen teniendo su parte de tabú. Por poner datos, según una encuesta desarrollada por la marca de juguetería LELO, desvelaba que 4 de cada 10 mujeres alcanza el clímax simplemente al recibir sexo oral. Una cifra que podría ser discutida, y es que como aportaba al respecto Alberto Gooding, responsable de comunicación de Lelo en España, “A pesar de estar habituados a practicar sexo oral, lo cierto es que todavía los hombres tienen un amplio margen de mejora en lo que se refiere a la destreza, a la hora de regalar placer con la lengua”.

En este sentido, una buena forma de mejorar la comunicación en pareja, sea del género que sea, respecto al sexo oral, es precisamente hacer honor a los números de su día mundial, y practicar el 69.

La sexóloga Marta Codeseda expone a este respecto que “Esta postura nos sugiere el equilibrio y la reciprocidad en las relaciones sexuales, después de ver durante tantos años la balanza inclinada en favor del placer masculino. El 69 habla de igualdad, de un dar y recibir al mismo tiempo y además de la posibilidad de experimentar estos dos infinitos placeres al mismo tiempo”.

Placer | iStock

Pese a ello, hay quien no encuentra la forma de sentirse cómoda con su práctica, para empezar, porque no encuentra la postura correcta. Si bien lo habitual es que uno de los dos miembros esté tumbado boca arriba y el otro se ponga encima, colocados al revés, para poder unir bocas y genitales, es posible improvisar otras variantes.

“El 69 puede resultar a veces un reto a nivel logístico, pero en lugar de sufrir por ello intenta tomártelo con mucho humor y relajarte. Aunque la forma más extendida de hacerlo es una persona sobre la otra, prueba a hacerlo de lado: el muslo de tu pareja se convierte en una almohada muy cómoda sobre la que podrás disfrutar de dar y recibir sin preocuparte de mantener la postura”.

Igualmente, otra forma de innovar es cambiar los papeles, y probar a que la persona que suele estar arriba, se coloque debajo.

Si sois más de estar sentados que tumbados, también existen alternativas. Preferiblemente en un sofá reclinable, un miembro de la pareja puede quedar sentado, mientras el otro, el que sea más ligero, enlaza sus piernas en su cuello.

Otra opción para sentirnos cómodos es combinar esta postura sexual con otras herramientas sexuales, como el uso de lubricantes aptos para el sexo oral, para hacer la experiencia aún más emocionante. “Los geles (cuidado con comprobar antes que sean comestibles) pueden darnos un punto diferente de sabor y además intensificar nuestras sensaciones, si escogemos por ejemplo un gel vasodilatador”, añade Marta Codeseda.

Por último, la sexóloga reflexiona que más que buscar alternativas a esta postura, para disfrutarla, el primer paso es desterrar tabús y falsos mitos. “El sexo oral todavía tiene una carga muy negativa, por un lado porque muchos hombres lo siguen considerando como una práctica de dominación hacia mujeres que no desean ser dominadas y, por otro lado, porque muchas mujeres tienen ciertas reticencias con respecto a sus genitales. Mitos sobre el olor o exigencias sobre la depilación o la forma de la vulva, pueden hacernos sentir incómodas y preferir obviar este tipo de prácticas”.

Así, la celebración del día del sexo oral con un placentero 69 puede suponer un paso más para “Reivindicar el placer igualitario y recíproco”.