Primero fueron los cakes a secas. Después llegó la invasión de los cupcakes y, en el último año, surgieron los cakepops y mugcakes, cuyo fenómeno ya hemos estudiado detenidamente en otros posts. Y como parece ser que nunca tenemos bastante en cuanto a repostería-creativa-yankee respecta, ahora están llegando desde Nueva York los pushcakes.

Entiéndase multicapas de cupcakes dispuestas en un cilindro con un bastoncito que permite empujar, a medida que se va degustando. Algunos también llaman a este nuevo dulce cupcake push pops.

Por si no habríamos pillado que es un hibrido de sus antecesores, cuya única diferencia radica en que su consumo se basa en empujar.

Eso sí, presenta alguna que otra ventaja: se abre y cierra según antojos; se transporta fácilmente e, incluso, se puede llevar en el bolso; se consume sin dejar migas, ni ensuciarse. Además, tiene vertientes dulces y saladas.Dicen los entendidos que es LA tendencia dulce del verano. Adiós, pues, polines y calipos, welcome pushcakes.