Para volverse loco. Afortunadamente, algunas mentes creativas han ideado los paneles de recompensas que podemos copiar en casa, y son realmente efectivos y fáciles de preparar.

Los paneles de recompensas se rellenan con las categorías que tú quieras, los días de la semana y los ‘premios’ a los que se pueden acceder. Un ejemplo: tus hijos se pelean en la cena constantemente. A quien cene sin regañar 4 días de 7, al final de la semana, le corresponde elegir la película que vais a ver todos juntos el próximo día.

Puedes hacerlos fáciles con un folio, en una cartulina, con colores, con imanes… Si quieres hacerlo casero total y que te ayuden, con bolitas de papel de colores y celo podrás ir rellenando las casillas correspondientes a cada actividad.

¿Cuándo puedes empezar a utilizar los paneles?

A partir de los dos años, o según veas la maduración de tus hijos para que entiendan lo que deben hacer, y el beneficio que es hacer bien las cosa.

¿Cuántas tareas puedes incluir en el panel de recompensas?

Las que quieras, pero todo muy claro. Piensa que en el colegio están acostumbrados a realizar muchas actividades, y cada una tiene su recompensa, ya sea en forma de sello que les pone la profesora, o en forma de subirles en la pirámide de comportamiento de clase, que es algo también habitual y les motiva a portarse muy bien.

¿Cómo se pactan los premios?

Tú conoces a tus hijos, puede ser que elijan el menú, que elijan unos dibujos, que durante un día ellos decidan a qué se juega en casa… O incluso que lo elijan según hayan conseguido todas las estrellas o puntos necesarios de su panel de recompensa.

¿Cómo se empieza?

Siempre con algo muy sencillo, lavarse todos los días los dientes, recoger los juguetes, actividades que ellos hagan habitualmente y que sepas que van a poder cumplirlas. Una manera de motivarles para cuando pases a otros retos más complejos y que les supongan mayor esfuerzo.

Los beneficios de los paneles de recompensas

Es muy importante darse cuenta que cuantas más oportunidades les demos a los niños de realizar diferentes actividades de forma independiente, cuanto más practiquen, antes será capaces de realizarlas por sí mismo. Una manera de colaborar en casa, de ser responsables, de enseñar a los hermanos pequeños, de poner orden…

Además, se gana en autoestima y en seguridad, dos valores que adquiere el niño al ser capaz de realizar una actividad por su cuenta que puede llegar a ser fundamental para su desarrollo, por eso es tan importante animar a los niños a realizar las actividades así como animarnos a nosotros mismos a permitir que el niño realice esa actividad.

Bebé ayudando en casa | iStock

Fácil no será, está claro, pero nadie nace aprendido. Y no sólo será una actividad en común sino que te permitirá ver la evolución no sólo de destreza, orden y maduración, sino ver cooperación entre hermanos, ganas de superarse; tal vez, mayor organización en tu casa. Y, si tienes suerte, hasta menos peleas.

Cada casa es un mundo, y tiene unas necesidades, pero si quieres una pequeña lista de actividades que pueden hacer por edades, la Guía Montessori hace esta diferenciación de tareas.

Actividades desde los 2-3 años

-Guardar sus juguetes en cajas y en su estantería

-Limpiar su mesita y sus muebles

-Tirar las cosas a la basura

-Ayudar a recoger el lavavajillas

-Estirar el edredón de su cama

-Poner la mesa de forma sencilla

-Regar plantas

-Comer Solo

-Guardar sus cuentos

Actividades desde los 4-5 años

-Ordenar su cuarto

-Limpiar y guardar bien los platos

-Ordenar los cubiertos

-Recoger el lavavajillas

-Doblar la ropa sencilla

-Poner la mesa al completo

-Vestirse solo

-Lavarse

Actividades desde los 6-7 años

-Recoger la basura

-Hacer ensaladas

-Preparar sencillos platos de cocina

-Doblar ropa más complicada

-Preparar su mochila

Actividades desde los 8-9 años

-Poner el lavavajillas

-Aspirar la alfombra

-Cambiar bombillas de lamparas bajitas

Actividades desde los 10-11 años

-Limpiar el baño en profundidad

-Hacer costuras sencillas

-Comenzar a planchar la ropa

Actividades desde los 12 años

-Planchar la ropa

-Pintar las paredes

-Realizar reparaciones sencillas en casa