No hace falta ser una manitas para dominar el cabello a tu antojo, lo único que se necesita es un poco de paciencia, una buenas tijeras y un tutorial de YouTube. A falta de esto último, te damos unas cuantas pautas para cortarte el pelo en casa sin acabar pidiendo ayuda a un profesional.

Un par de dudas básicas

¿Deberías cortarte el cabello mojado o seco?

Técnicamente no hay una respuesta correcta, ya que cortarse el cabello húmedo o seco va en función de las preferencias personales. Sin embargo, si buscas un aspecto elegante o vas a atreverte con un corte marcado, los peluqueros recomiendan tener el cabello mojado (o húmedo) para obtener el acabado más perfecto posible. El cabello seco va mejor para rizos, ondas o capas, ya que te dará una mejor idea del resultado final. Si aún así tienes dudas, piensa en cómo lo hace tu estilista en el salón de belleza y trata de recrear ese mismo escenario si quieres un look similar.

¿Puedes cortarte el cabello con unas tijeras normales?

No. Definitivamente no puedes cortarte el cabello con unas tijeras de cocina ni de papel. Hay una razón por la que los estilistas usan tijeras profesionales: las cuchillas afiladas y precisas hacen que sea mucho más fácil conseguir un corte limpio. Si usas unas tijeras normales, lo más probable es que termines con las puntas abiertas o algún que otro trasquilón, así que hazte un favor e invierte en unas tijeras profesionales antes de empezar. También vas a necesitar un peine de dos caras y pinzas antideslizantes para una fácil separación.

Capas largas

Si quieres agregar un poco de vida y movimiento a tu melena sin perder su longitud, prueba hacerte unas capas largas en casa. Hazte una coleta en la parte más alta de la cabeza. Ponte una goma del pelo varios centímetros desde las puntas del cabello si quieres capas cortas o a unos 2,5 cms del extremo de la coleta si las quieres largas. Y ahora, corta la parte que sobresale de la cola de caballo. ¡Tachán!

Corte de pelo | iStock

Estilo Bob

Para este corte por encima de la nuca que va alargándose hasta la barbilla, el truco está en usar una plancha del pelo antes de empezar a cortar. Consejo profesional: alisa completamente la melena a ambos lados de la carta y corta el cabello en un ángulo hacia arriba. Después, iguala los mechones rebeldes con la ayuda de un espejo.

Melena rizada

Si quieres retocarte el cabello pero no puedes ir a la peluquería asiduamente, toma nota. Lo bueno del cabello rizado es que cualquier error siempre se notará menos. Con el pelo completamente seco, corta las puntas de los rizos con las tijeras en ángulo para dar a los bordes un aspecto más puntiagudo y un mayor volumen al conjunto.

Puntas abiertas

A medida que tu cabello crece, es muy común que las puntas se vuelvan más finas, se dañen y finalmente se rompan. Evítalo con un corte rápido y sanador. Si quieres un acabado lineal y marcado, hazlo con el cabello seco y previamente alisado. Y para que el tiempo entre corte y corte se alargue, prueba a usar un aceite para las puntas abiertas. Es una excelente manera de mantener tu cabello sano por más tiempo mientras lo dejas crecer.

Flequillo liso

No es ningún secreto que lucir un flequillo siempre perfecto implica mucho trabajo, pero estas pautas seguro que te ayudan si lo llevas liso y recto. Divide tu cabello, creando un triángulo en tus raíces. Determina la longitud y el ángulo con un peine. Toma el cabello entre el dedo índice y el corazón y crea una línea recta hacia la punta de tu nariz. Empieza a cortar por debajo de los dedos. Una vez hayas logrado la longitud deseada, haz que el flequillo se vea más natural con pequeños recortes en las puntas. Dale el toque final a tu gusto con un secador y un cepillo redondo o una plancha.

Flequillo rizado

Si tu flequillo es rizado, la clave está en dejar mucha longitud adicional para evitar disgustos. Para ello, peina o alísalo antes de cortar. De esta manera tendrás una mejor idea de la longitud real con la que estás trabajando. Y después de cada recorte, deja que se abulte, se eleve o se encrespe hasta alcanzar su forma natural, de modo que puedas ver el largo final antes de continuar. Al cortar cada rizo, mantén las tijeras en un ángulo de 45 grados y dibuja una curva de manera que el cabello de los extremos quede más largo que el del interior. Esto hará que el conjunto sea más agradable y dé más armonía al rostro.