Una nueva patente publicada por Google deja saber sus planes de utilizar la Inteligencia Artificial para monitorizar el comportamiento de un bebé y alertar a los padres de cualquier cambio significativo. Esta patente muestra cómo la combinación de diferentes tecnologías pueden crear un sistema inteligente para controlar a un bebé cuando está durmiendo o sin supervisión. Por ejemplo, este sistema podrá percibir cambios oculares, signos de que está a punto de despertarse o de incomodidad en su cuna.

También podría detectar la posición del bebé y emitir alertas a los padres si esto indica que está en peligro, por ejemplo, al jugar en la barandilla de la cama. Los padres o cuidadores recibirían todas estas actualizaciones en sus dispositivos móviles.

De esta manera, los padres no tendrían que esperar hasta que el bebé llore para saber que algo anda mal o que requiere su atención. Para que el sistema procese toda esta información, sería necesario contar con un monitor de vídeos y sonidos.

Sin embargo, con esto se abre la polémica de todo lo que implica la vigilancia, los derechos de los datos y la seguridad del sistema. Por el momento, solo es un concepto y no se sabe si en algún momento Google implementará esta idea en el futuro.