Doñana

La sequía se ceba con Doñana: seca la última laguna permanente y deja el parque sin agua dulce

Las explotaciones de los acuíferos, junto a una incesante sequía, han secado la laguna de Santa Olalla, la última que se mantenía con agua.

Publicidad

La sequía causa estragos en el parque natural de Doñana. La última laguna permanente del parque, la de Santa Olalla, ha desaparecido por completo. Esto significa que ya no hay agua dulce en el parque más emblemático de nuestro país.

Así lo ha hecho saber el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), que añade que la laguna de Santa Olalla "ha quedado reducida a un pequeño charco donde ya no acuden aves acuáticas".

Doñana, sin agua

La sequía y los pozos ilegales han acabado con el poco agua que quedaba, dejando un paisaje desolador. La laguna en concreto era el humedal más grande y permanente de agua dulce de todo Doñana. Ahora está completamente seco y ha hecho saltar todas las alarmas de los ecologistas.

Sin embargo, y ante esta situación, los expertos del parque aseguran que este hecho no es más que algo cíclico y que ya había ocurrido con anterioridad, hasta en un total de cuatro ocasiones, desde que hay registros. No obstante, para las organizaciones ecologistas, estamos ante un punto de no retorno.

La flora y la fauna acuática de Doñana, en peligro

Este fenómeno preocupa bastante porque, tal y como explica el propio CSIC, las lagunas permanentes servían de "refugio" para toda la fauna de Doñana, tanto para aves como para un gran número de especies de animales y plantas acuáticos.

Además, la falta de agua ha provocado un descenso en el terreno de arrozales, que se encuentra en un tercio de la superficie normal. Estos arrozales, al igual que las lagunas, constituyen un punto seguro para la fauna del parque.

La principal razón por la que se está dando este fenómeno es la explotación de los acuíferos y, sobre todo, la grave sequía que está azotando España desde hace varios meses. Una sequía, que, según el CSIC, lleva afectando a Doñana "desde hace diez años", dejando cada vez menos precipitaciones.

Publicidad