Un profesor podrá seguir dando clases en Roda de Berá (Tarragona) a pesar de que pesan sobre él siete denuncias de abusos sexuales a menores de entre 11 y 13 años. Así lo ha decido el juez y el fiscal del caso, que han tomado como "demasiado restrictiva" la medida de apartarlo de la docencia, según informa La Vanguardia.

La última denuncia data del 9 de mayo cuando unos padres acudieron a los Mossos d'Esquadra después de que su hija afirmase haber sufrido tocamientos por parte de su profesor de la academia de refuerzo. Según relató la menor, el hombre se acercó por detrás mientras escribía y comenzó a tocarle los senos.

El docente, que imparte clases en una academia, fue detenido el pasado 6 de junio y puesto en libertad poco después, En abril de este mismo año fue denunciado por una situación similar de agresión sexual a otra alumna. En este caso, la víctima sostiene que el profesor habría intentado tocarle los pechos hasta en cinco ocasiones. Ante la negativa de ella, habría agarrado a la menor violentamente por el cuello y la cintura. Las otras cinco denuncias fueron interpuestas en 2017 por hechos que se remontan hasta en el 2013. Entonces ya fue detenido pero volvió a quedar en libertad y se le permitió siguiendo dando clases.

Los Mossos, según recoge La Vanguardia, ya alertaron de que no pesaba ninguna medida sobre el supuesto agresor y no descartan que vuelva a reincidir en "delitos de la misma naturaleza." Sin embargo, para el magistrado, quien no ha tenido en cuenta las denuncias previas, mantiene que los indicios de delito son "débiles" y "no existe en la actualidad una situación objetiva de riesgo para la vida, integridad o libertad sexual de la menor".