Volcán La Palma

Imágenes infrarrojas de la actividad magmática en La Palma tras la erupción del volcán

El Ministerio para la Transición Ecológica ha compartido en Twitter un gráfico con la actividad del magma en la isla canaria tras la erupción de la Cumbre Vieja

Imágenes infrarrojas de la actividad magmática en La Palma tras la erupción del volcán

Publicidad

El Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico ha publicado este lunes en Twitter un imagen de la actividad magmática registrada en La Palma tras la erupción del volcán de la Cumbre Vieja.

"Medios aéreos del Ministerio se han movilizado en una misión extraordinaria para seguir con cámaras infrarrojas la actividad volcánica en La Palma", reza el mensaje de la cartera de Teresa Ribera, que acompaña dos instantáneas. Una con la actividad magmática registrada por rayos infrarrojos y otra, una panorámica, en la que se ve parte del volcán y la montaña por la que descienden las lenguas de lava.

"Se han desplegado dos aviones anfibios 'Canadair' que viajan a Canarias desde la Península y un Avión de Coordinación y Observación (ACO) que sobrevuela la zona desde el viernes", añade el mensaje.

Explosiones y emisiones de gas nocivo

En paralelo, el Plan Especial de Emergencias por Riesgo Volcánico de Canarias (Pevolca) intensifica el dispositivo ante la previsible llegada al mar esta misma tarde de la lava que emana del nuevo volcán de La Palma, ante la posibilidad de que genere explosiones y emisiones de gases nocivos.

La temperatura superficial de la lava emitida alcanza los 1.113 grados centígrados y por ahora se constata la formación de un cono principal. Se estima, además, que los gases volcánicos emitidos puedan alcanzar los 3.000 metros de altura.

Se han realizado las primeras estimaciones de emisión de dióxido de azufre (SO2) a la atmósfera por este proceso eruptivo, alcanzando tasas de emisión entre 6.000 y 9.000 toneladas diarias.

Asimismo, se constata que las deformaciones siguen registrándose, principalmente en la zona más cercana a la erupción, alcanzándose una deformación acumulada máxima de 20 centímetros.

Publicidad