España es uno los países que encabeza la lista de abandono de animales durante el verano. Hay casi siete millones de viajeros que apuestan por los alojamientos dog-friendly para pasar sus vacaciones acompañados de sus mascotas.

Pero, ¿qué hay que tener en cuenta para organizar un viaje con tu perro?

-Cómo elegir un destino y alojamiento en el que los perros sean bienvenidos

Antes de elegir uno hay que tener en cuenta que el alojamiento esté situado cerca de zonas donde se puedan llevar a cabo actividades con perro como paseos, playas o zonas verdes.

-Dónde buscar un alojamiento dog-friendly.

En las páginas web de reserva generalistas se pueden buscar alojamientos con el filtro de 'mascotas'. Es recomendable buscar alojamientos que dispongan de un sello de certificación o garantía dog-friendly.

-¿Hay que pagar un suplemento por perro y noche?

Aunque el 51% de los alojamientos turísticos dog-friendly confirma no cobrar suplemento, hay otros en los cobran una tarifa extra que puede ser por noche, por estancia o por número de perros. Esto puede deberse a que los alojamientos tienen un protocolo de limpieza más completo a la salida del huésped con perro. Además, algunos ofrecen extras como: colchones, bebederos o juguetes de bienvenida para las mascotas.

-¿Cuánto cuesta alojarse en un alojamiento turístico con perro?

Hay de todos los precios. Desde hoteles muy económicos a resorts de lujo. Según Dog Vivant, el precio medio es de 97€ por noche. El 70% de los alojamientos tienen un precio de entre 50 y 150 euros por noche.

-Averiguar si el alojamiento tiene restricciones por el tamaño del perro.

Todavía existen limitaciones en el caso de perros grandes, aunque cada vez son menos habituales. El 73% de los alojamientos turísticos no marca límite de peso de los perros, el 16% pone el límite en 25 kg, el 10% en 10kg y el 1% en menos de 5 kg.

-Normas más frecuentes en los alojamientos dog-friendly.

La mayoría de los viajeros considera imprescindible que su perro duerma en la misma habitación, aunque hay alojamientos que se definen como dog-friendly que no lo permiten y destinan otros espacios para ellos: casetas en el jardín, balcones o habitaciones para "dejar" al perro.

-Viajar con más de un perro.

No todos permiten la entrada de más de un perro por huésped.

-Cómo viajar con perro.

La mayoría viaja en vehículo privado. El transporte público no ofrece demasiadas facilidades dog-friendly, especialmente en el caso de perros medianos y grandes.

-Qué meter en "la maleta" del perro.

Los perros deben viajar con todo lo necesario para cubrir sus necesidades básicas: comida, botiquín, bebedero portátil, arneses, collares y correas.

Se recomienda preguntar al alojamiento antes de viajar si disponen de ello.