PROVOCARON UN ACCIDENTE

Un año de cárcel para el director de Mercedes-Benz España por conducción temeraria

Emilio Titos ha sido condenado a un año de cárcel y dos de privación para conducir vehículos a motor por conducción temeraria, además de una indemnización de más de 17.000 euros. Su hijo, acusado del mismo delito, ha sido absuelto.

El director general de Mercedes-Benz España, Emilio Titos, junto a su hijo

Publicidad

PROVOCARON UN ACCIDENTE

Un año de cárcel para el director de Mercedes-Benz España por conducción temeraria

Emilio Titos ha sido condenado a un año de cárcel y dos de privación para conducir vehículos a motor por conducción temeraria, además de una indemnización de más de 17.000 euros. Su hijo, acusado del mismo delito, ha sido absuelto.

Un juzgado de Vitoria ha condenado a un año de cárcel y a dos de privación para conducir vehículos a motor al director general de Mercedes-Benz en España y de la fábrica de Vitoria, Emilio Titos, por un delito de conducción temeraria. Su hijo, que también está acusado del mismo delito, ha sido absuelto por el juez.

Ambos acusados estaban probando dos vehículos deportivos de la marca alemana por el puerto de Herrera, en Álava , el 23 de septiembre de 2016.

Los dos negaron en el juicio, en el que la Fiscalía solicitó 15 meses de cárcel para Titos y su hijo, la conducción temeraria y explicaron que ese día decidieron "dar un paseo" para "disfrutar" de dos coches deportivos que iban a ser expuestos al día siguiente en una jornada de puertas abiertas en la planta alavesa.

No obstante, el juez ha probado que ambos circularon por el puerto a "gran velocidad" y que hicieron adelantamientos "sin respetar la distancia de seguridad y sin tener la suficiente visibilidad" tal y como relataron varios testigos.

Durante el descenso de puerto, Titos provocó un accidente, cuando el vehículo que conducía, un Mercedes AMG GT S de color amarillo y una potencia de más de 600 caballos, adelantó "a gran velocidad" en una sucesión de curvas y "sin contar con la suficiente visibilidad" a un turismo conducido por la víctima, un Ford Mondeo.

El Ford tuvo que frenar "bruscamente" para evitar colisionar con el Mercedes, lo que provocó que perdiera el control y golpeara contra un talud. El vehículo accidentado resultó siniestro total y su conductor con heridas en una muñeca.

El director general de Mercedes-Benz y su hijo no pararon los vehículos después del accidente. Titos reconoció en el juicio que sí había realizado el adelantamiento, aunque no fue consciente de haber provocado ningún accidente. Asegura que el adelantamiento no fue "a gran velocidad".

El titular del juzgado pone en valor la declaración "persistente y coherente" de la víctima, así como la de la testigo que afirmó que a ella también le adelantaron a gran velocidad los dos vehículos en una curva. Afirma que se tuvo que apartar y que "sintió miedo".

En la sentencia se indica que lo relevante del caso es que no respetasen las reglas de tráfico "más elementales", como conducir a una velocidad elevada y no adecuada a las características de la vía, que adelantara en una sucesión de dos curvas y sin suficiente visibilidad.

El Juzgado de lo Penal número 2 de Vitoria ha acordado la absolución del hijo del director general de Mercedes-Benz porque, aunque estima que su conducción puede ser "temeraria o antirreglamentaria", su actuación "no supuso una concreta puesta en peligro" del hombre que resultó accidentado, ya que a este le adelantó "a gran velocidad, pero en una recta". Aún así ha pedido que se remita la resolución a la Ertzaintza para la tramitación de un posible expediente administrativo.

Titos también debe indemnizar con 17.762 euros a la compañía aseguradora del accidentado en concepto de responsabilidad civil.

También te puede interesar...

Científicos alemanes realizaron pruebas en humanos sobre los efectos de las emisiones de diésel

Publicidad