120.00

Publicidad

Coronavirus

El presidente de Castilla-La Mancha, García-Page, critica el reparto de fondos: "los que presumían de no tener contagios reciben más"

El presidente castellano-manchego, Emiliano García-Page, echa la culpa del nuevo reparto de los fondos para las comunidades a que "queda mucha corte en Madrid" y no miran más allá. Quiere que se prime la incidencia del coronavirus, no que se valoren sobre todo los criterios de población.

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, es uno de los que protesta por el nuevo reparto de fondos que ha anunciado el Gobierno para que las comunidades hagan frente a los gastos extraordinarios ocasionados por el coronavirus y sus consecuencias. Quiere que se reparta en función de cómo se ha visto afectada cada comunidad autónoma y no por la población de cada una. Su comunidad ha sido de las más afectadas por la pandemia. Así lo expuso en la última Conferencia de Presidentes, pero solo se hacen ahí intervenciones, sin entrar en debates. Para García-Page, en declaraciones a la Cadena Ser, uno de los presidentes socialistas que no quiere la nueva fórmula argumenta: "Los que vivimos en el entorno de Madrid, donde cayó la bomba epidemiológica, tenemos más impacto, y ahora somos los más recortados sobre la propuesta inicial" y eso no es "justo", porque recuerda que este fondo se hace para atender las consecuencias de la covid-19.

La corte de Madrid

García-Page se queja del punto de vista centralista: "En Madrid queda mucha corte que se cree que el Estado acaba y empieza en la Castellana". Y explica: "Ahora somos los más recortados sobre la propuesta inicial. El fondo es de agradecer, pero hay que ser coherentes. Hemos contratado el 15 % más de plantilla, casi igual que Andalucía", y se "pasa del 20% del criterio poblacional al 35. Esto perjudica a las autonomías con más impacto. Además, estamos mezclando la privada con la públicas".

Publicidad