18.005167

Publicidad

Pablo Iglesias

Pablo Iglesias responde a las amenazas que le han obligado a cancelar sus vacaciones con su familia en Asturias

Pablo Iglesias ha respondido a las amenazas que le obligaron a cancelar sus vacaciones en Asturias junto a Irene Montero y sus tres hijos..

Pablo Iglesias ha respondido a las amenazas que le obligaron a cancelar sus vacaciones en Asturias junto a Irene Montero y sus tres hijos. "Su odio", lo dice en un mensaje publicado en redes sociales "no frenará nuestro trabajo". El vicepresidente segundo da las gracias a quienes les ofrecieron su casa y ensalza el trabajo de los policías que les acompañan.

Pablo Iglesias e Irene Montero se han visto forzados a suspender sus vacaciones en Felgueras, en Asturias, después de que aparecieran pintadas amenazantes en una carretera: "Coletas rata". Además, tras la filtración de su presencia en el Valle del Lena, se hicieron varios llamamientos a hacer escraches en la vivienda donde pasaba la familia las vacaciones.

El vicepresidente segundo del Gobierno y la ministra de Igualdad estaban pasando unos días de descanso con sus tres hijos en el domicilio del diputado de Unidas Podemos y secretario general del PCE, Enrique Santiago, en una zona de montaña alejada de los focos más turísticos.

Por la seguridad de sus hijos

Al hacerse pública su ubicación y desencadenarse las protestas, han decidido regresar a su casa de Galapagar (Madrid): "Por la seguridad de mis hijos", ha comentado aunque en Galapagar, también han sido objeto de protestas en los últimos meses.

A través de Twitter, el anfitrión de Iglesias y Montero, Enrique Santiago,ha lamentado que el sábado ya dijo a periodistas que "acosando la casa donde estaba una familia con menores abrían paso al acoso de la extrema derecha".

"Así ha sido", ha censurado Santiago, que ha considerado no obstante que "lo anterior no quita que la principal responsabilidad es de una extrema derecha que supura odio".

"Acoso de la extrema derecha"

El ministro de Consumo, Alberto Garzón, ha lamentado el "acoso de la extrema derecha" a Iglesias, Montero y sus tres hijos y ha señalado que es "inadmisible en una democracia".

"Dice mucho y nada bueno de la derecha extrema española y su política del odio. Mi solidaridad plena con la familia", ha expresado el ministro a través de Twitter.

También Pablo Echenique, portavoz del grupo parlamentario, ha lamentado la situación. "El acoso fascista tiene el mismo objetivo que los juicios fake, las cloacas y las tertulias difamatorias: agotarnos como humanos para destruir un proyecto. Y un aviso a navegantes para cualquiera que se atreva a pedir impuestos a los ricos o a tocar al rey", ha escrito en redes sociales.

Pablo Iglesias en una publicación en Facebook ha afirmado que " el odio de la extrema derecha" no frenará " nuestro trabajo".

El mensaje en Facebook

Lo que hace a nuestra familia la extrema derecha y ciertos medios es grave, pero hay que poner cada cosa en su contexto. Hay gente que ha pagado con su libertad, con su vida o con torturas defender sus ideas y hacer política. No es nuestro caso. No hay derecho a que mis hijos tengan sufrir las consecuencias del compromiso y las tareas políticas de sus padres, pero hay millares de niños en situaciones mucho más vulnerables. No va conmigo el victimismo.

Quería escribir simplemente unas líneas para dar las gracias a todas las personas que nos están apoyando. Gracias a Enrique y a su familia por ser los mejores anfitriones, gracias a Ramón, minero jubilado y rojo que está orgulloso de que su hijo sirva en la Guardia Civil y que hizo que mis hijos vieran por primera vez gallinas, patos, ocas y caballos.

Gracias a Casa María por traernos a casa la mejor fabada que hemos comido nunca.Gracias a la gente de Felgueres. Gracias a todos los compañeros y no compañeros que nos han escrito y se han solidarizado. Gracias a los policías que nos acompañan cumpliendo su labor con la mayor profesionalidad y el mejor trato humano. Gracias a toda la gente que nos ha ofrecido su casa. Gracias a todos los que no se dejan intimidar por la ultraderecha y sus medios.

Su odio y sus amenazas no frenarán nuestro trabajo. El ejemplo de la gente corriente, honesta y valiente que no tiene miedo al fascismo, es para nosotros la mayor motivación para continuar.

Seguimos

Publicidad