Concentración y teletrabajo

Publicidad

Coronavirus

Guía para reducir el impacto emocional del coronavirus en los trabajadores de las empresas

La guía está dividida en tres fases, que incluye la propuesta de políticas preestablecidas, especialmente enfocadas en la comunicación y la autorregulación emocional

El virus del coronavirus ha cambiado radicalmente nuestra vida, nuestra forma de trabajar, relacionarnos, comprar etc. Debido al impacto emocional de esta situación, es más importante que nunca contar con herramientas que ayuden a gestionar la incertidumbre y manejar emociones como el miedo o la desesperanza.

El papel de las empresas, con sus departamentos de Recursos Humanos al frente, es clave para garantizar que la transición a la normalidad se realice con éxito. Para ayudar durante este proceso, la aseguradora de salud Cigna España ha lanzado la guía para empresas 'Una nueva realidad: recomendaciones para prevenir el estrés en el entorno laboral tras el COVID-19'.

Se trata de un protocolo de actuación orientativo que nace con el objetivo de promover en las empresas la importancia de cuidar y apoyar a sus empleados desde una perspectiva más humana.

Esta guía impulsada propone medidas y acciones concretas destinadas a reducir el impacto emocional de la crisis, facilitando la transición a la nueva realidad laboral. En concreto, desarrolla tres fases:

  • FASE 1: Análisis previo y establecimiento de indicadores de medición. Con el objetivo de dar un apoyo personalizado, la aseguradora de salud plantea realizar un estudio previo para identificar a los empleados más vulnerables y las necesidades más urgentes del conjunto del equipo. Para ello, deberá crearse un sistema de evaluación del bienestar que sirva de hoja de ruta durante este proceso y de cara a la implantación de futuros planes. Las encuestas son, en este sentido, uno de los instrumentos más efectivos. Lo ideal, tal y como se explica en el documento, es que se realice una primera evaluación nada más volver y que esta se vaya repitiendo de forma periódica. En este primer punto, Cigna propone algunas de las cuestiones que podrían incluirse en las encuestas.

  • FASE 2: Definición de medidas y acciones concretas. A partir de la información interna y externa obtenida, la guía esboza algunas medidas a llevar a cabo. Estas deben enfocarse en:

-Herramientas centradas en la gestión de emociones. Conviene que la empresa tome parte activa en este sentido y ayude a los empleados a gestionar sus emociones, ya sea a través de información práctica u ofreciendo algunos servicios que refuercen de forma práctica este aspecto (consultas o talleres de psicología, formación a managers…).

- Acciones de Teambuilding. Es necesario que las relaciones entre los individuos y los equipos vuelvan a fluir de manera natural y se creen vínculos positivos. Hay varias opciones: actividades de superación de retos (ej.: Escape Room digital), actividades deportivas, jornadas, talleres o encuentros fuera y dentro de la oficina, voluntariado corporativo…

- Medidas de conciliación. Además del teletrabajo o a la flexibilidad de horarios para evitar las aglomeraciones, hay otras opciones de conciliación que pueden ponerse en marcha para mejorar la productividad de los empleados: jornada intensiva los viernes y en verano, permisos para el cuidado familiar, día libre por cumpleaños…

- Sistemas de incentivos y reconocimiento de logros. Para recuperar la confianza de la plantilla en la empresa, durante esta nueva etapa es una buena idea integrarles en los procedimientos de toma de decisiones de la empresa, ofrecerles un plan de retribución flexible o implantar sistemas de incentivos económicos y no económicos para el reconocimiento de logros.

- Programas de desarrollo de carreras profesionales. Incentivar a los trabajadores con planes a largo plazo dentro de la compañía será un estímulo para satisfacer las necesidades individuales de seguridad y estabilidad, aumentando la motivación del equipo.

- Planes de salud y bienestar. Es fundamental seguir reforzando el mensaje de que, además de cumplir escrupulosamente con las recomendaciones de las autoridades sanitarias, cuidar de la propia salud es imprescindible. Para ello, una buena idea es organizar actividades o crear un 'portal interactivo de bienestar' en la intranet de la compañía, donde se incida, sobre todo, en la importancia del descanso, la alimentación saludable y la práctica regular de ejercicio físico.

- Establecimiento de un plan de comunicación interna basado en el diálogo abierto. Todas las medidas anteriores deben acompañarse, según destaca el documento, de un plan de comunicación efectivo que incluya los canales que se van a utilizar y el back up de los mismos, un Q&A con los mensajes que se quieren transmitir, el estilo, tono y lenguaje que se va a utilizar, y, finalmente, los portavoces que representarán a la empresa de cara a los empleados.

  • FASE 3: Implantación, seguimiento y revisión para aprender de los errores. El siguiente y último paso propuesto en ‘Una nueva realidad: recomendaciones para prevenir el estrés en el entorno laboral tras el COVID-19’ es delimitar los recursos que se van a destinar a cada una de estas medidas y comenzar a implementarlas. En este punto, el documento elaborado por Cigna incide en que será necesario hacer un profundo análisis del impacto de cada una de ellas y revisar si los indicadores de medición y seguimiento son los correctos. También será preciso evaluar las nuevas necesidades surgidas.

Publicidad