La lista de jugadores que han tenido que pedir perdón ante nuevas aficiones cada vez es más larga. El caso de Junior Firpo no es el primero ni el último.

Desde su compañero de equipo, Griezmann, que convirtió en espectáculo su plantón al Barça, al ex del Atlético de Madrid, Courtois, quien se arrepintió de sus palabras tras fichar por el otro equipo de la capital: "Salta, salta, salta pequeño canguro y a los madridistas que les den por c...".

Entre ellos destaca Figo, cuando tras calificar como llorones a los del equipo blanco ("blancos, llorones, felicitad a los campeones") fichó por el mismo equipo, pasando de ser amado a odiado en el Camp Nou.

Otro caso es el de Juan Culio, quien tras conseguir el ascenso con las Palmas se acordó de sus rivales zaragozanos: "Sacadle una foto. Se van para Zaragoza con el c...roto". Siete meses después fichó por el conjunto maño.

Los nunca y los jamás son difíciles de cumplir en el fútbol, incluso con equipo rivales. ¿Se agrandará la lista? ¿Quién nos sorprenderá la próxima vez?