Con sólo unos días tras su estreno, la nueva película de Quentin Tarantino ya está en el punto de mira por supuesto maltrato animal, según acusa la agrupación animalista PETA (People for the Ethical Treatment of Animals). Estos llaman la atención sobre la perra pitbull Sayuri, ya que, según el Departamento de Investigaciones de Crueldad de PETA, Tarantino estaría fomentando la mala imagen creada sobre esta raza.

"Los pitbulls son los animales más maltratados y abandonados en el mundo de los perros, y de una manera irreflexiva, Quentin Tarantino ha hecho mucho para exacerbar la situación al obtener perros de un criador notorio. Los pitbulls suelen ser encadenados, enjaulados, descuidados, golpeados e incluso quemados hasta la muerte", afirman, "Tarantino ha hecho un retroceso. Vergüenza para él".

Previamente, esta perra había sido ganadora del Palm Dog Award en el Festival de Cannes por su actuación en la novena película del afamado director.