"Me miro y tengo miedo". Así lo afirma Brenda, una de las pacientes que sufrieron los destrozos causados por la mujer que se hacía pasar por médico en Las Palmas de Gran Canaria. La mujer, que ya ha sido detenida, es una jubilada de 69 años que se hacía pasar por cirujana plástica.

Algunas de las víctimas han tenido que pasar por tres operaciones posteriores para recuperarse y eliminar todo el producto de sus labios. Otras no corren la misma suerte, ya que no tienen medios para pagar las operaciones. Las pacientes "tienen miedo" de los daños que puedan causarle la silicona. "No estoy bien psicológicamente, yo no me levanto bien todos los días", asegura una de las afectadas.

Otras seis jóvenes han sido afectadas por las operaciones de la detenida. Afirman que acudían a ella por recomendaciones de otras chicas "porque estaban muy contentas con el resultado y se las veía bien estéticamente".

La mujer que se hacía pasar por médico se encuentra detenida y la investigación continúa activa, en busca de más afectados.