La reina Letizia no puede dejar de sonreír. Así por lo menos lo ha demostrado en sus últimas apariciones, donde la monarca se ha mostrado muy feliz y cercana a los ciudadanos.

¿A qué se debe? Pues según recoge la revista Lecturas puede tener que ver con el debut de su hija mayor, la princesa Leonor, que en los próximos premios Princesa de Asturias comenzará a ejercer como futura heredera al trono.

La Reina está muy orgullosa de ella y sabe que su hija va a hacer un muy buen papel. De ahí que ella quiera servirle de ejemplo y así, durante su visita a Orihuela (Alicante) hace unos días, se saltase el protocolo para saludar a la gente allí reunida, recibir regalos e incluso charlar con unos niños.

Seguro que te interesa...

El motivo que va a distanciar a la reina Letizia de su hija, la princesa Leonor