Shakira ha comenzado a saldar su deuda con Hacienda pagando 20 millones de euros. El pasado enero la Agencia Tributaria la denunciaba por delito fiscal entre 2011 y 2014. Y es que en ese tiempo la colombiana dijo pasar la mayor parte del año en el paraíso fiscal de Bahamas, cuando en verdad residía en España y tenía que tributar en este país la mayor parte de sus ingresos generados en todo el mundo.

Según adelanta El Periódico, la cantidad pagada corresponde a 2011, pero la entidad pública sigue el curso de la denuncia contra la cantante en los años 2012, 2013 y 2014. No sería hasta 2015 cuando, a todos los efectos, Shakira estableció su residencia en Cataluña.

La artista se defendió en un principio de estas acusaciones alegando que debido a sus giras y actuaciones por todo el mundo, pasaba la mayor parte del año fuera de cada y, por lo tanto, fuera de España. Aseguró además que la mayor parte de su dinero provenía del extranjero y que siempre ha cumplido sus obligaciones fiscales. Es más, alegó que se trata de una diferencia de criterio y no de “ocultamiento fiscal”.

La investigación de Hacienda llegaba en un momento muy complicado para Shak, cuando se estaba recuperando de una grave afección en sus cuerdas vocales que la obligaron a suspender su gira mundial que retomará de nuevo el próximo 5 de junio en Colonia, Alemania.