Hace un tiempo se contabilizaron más de 50 tatuajes en el cuerpo de Justin Bieber y desde entonces ha continuado aumentando la cifra. El primer de ellos se lo hizo en 2010 junto a su padre durante su estancia en Australia. Una gaviota en un lado de la cadera en honor al libro de Richard Bach, y desde entonces ha sido un no parar.

Una cruz, una corona, la cabeza de un oso, el año de nacimiento de su madre en números romanos, la palabra 'perdonar' escrita en inglés, un ojo, un búho, dos rosas, una frase bíblica y así una larga lista hasta llegar a más de 50 tatuajes que decoran su piel. Pero parece que el último es muy especial y lo ha elegido de gran tamaño en un lugar importante de su cuerpo.

El cantante se ha tatuado un águila con las alas extendidas bajo su pecho, debajo de la frase que dice: "hijo de Dios" que se tatuó hace un tiempo. El águila lleva escrito la palabra 'Purpose', en honor al nombre de su exitoso disco que sacó en 2015, como ya hizo años atrás cuando se tatuó 'Believe' en el antebrazo para celebrar el lanzamiento del disco en 2012.