Nicki Minaj y su marido, Kenneth Petty, pasan por un momento complicado después de que el empresario haya sido detenido por no registrarse como agresor sexual.

Y es que el marido de la artista tendría que haber advertido a las autoridades locales de su llegada a California, además de informar sobre cuál será su residencia si se muda a un nuevo estado, algo que Kenneth no ha hecho en ningún momento.

De ahí que haya tenido que pasar por una vista previa en la que se le impuso una fianza de 100.000 dólares, que ha pagado. Pero aun así tiene que llevar un dispositivo GPS de seguimiento en el tobillo, además de haber tenido que entregar su pasaporte y de no poder moverse del sur de California. Es más, se le ha especificado muy concretamente que tiene prohibido el consumo de drogas hasta el juicio, el próximo 23 de marzo.

Todo ello se debe a que Petty fue condenado en 1995 a cuatro años de prisión por un delito de intento de violación en primer grado. Tiempo después también fue declarado culpable de homicidio en primer grado por disparar a un hombre, lo que le llevó a estar en prisión en 2013.

Él y la artista se conocieron en diciembre de 2018 y ni un año después se dieron el 'sí, quiero'. Pero su relación se puede ver truncada porque ahora Petty se enfrenta a una posible pena de prisión de hasta diez años.

Seguro que te interesa...

El vídeo de la brutal pelea de Nicki Minaj y Cardi B