La industria de la música se ha vestido de gala para recibir los Premios Grammy 2017 donde Adele fue la triunfadora de la noche al recoger cinco galardones. Pero si hubo un momento que pasará a la posteridad de esta entrega de premios, es sin duda, la actuación de Beyoncé.

La artista reaparecía más espectacular que nunca tras anunciar que estaba embarazada de gemelos sobre el escenario de los Grammy. Fue su madre la encargada de presentar su actuación en la que apareció más diosa que nunca ataviada con corona y vestido dorado de trasparencias diseñado por Peter Dundas para interpretar magistralmente los temas 'Love Drought' y 'Sandcastles'.

Además, Beyoncé se alzó con dos premios en las categorías especializadas y posó posteriormente como una de las ganadores de la noche con un ajustadísimo vestido rojo de lentejuelas donde volvía mostrar su gran estado de gestación.