Justin Bieber no está pasando por su mejor momento en cuanto a la actual relación que mantiene con sus fans. Después de que el cantante parase su concierto de Birmingham para pedirle a sus fans que dejasen de gritar, el principito del pop ha decidido amenazar a sus fans para ver si así están callados durante sus conciertos.

En su último concierto ofrecido en Manchester, Bieber volvió a pedir a sus fans que estuviesen calmados y dejasen de gritar o sino no hablaría más durante todo el espectáculo: "Intentad estar lo más calmados posibles. Pensé que podía tomarme un momento para decir algo. Puedo cortarlo si queréis. Estoy intentando participar pero si no queréis, tocaré la música".

¿Qué te parece la actitud del cantante?