Kelly Clarkson subió drásticamente de peso tras sus dos embarazos. Sus problemas de tiroides a los que se sumó que desarrolló una enfermedad autoinmune, hicieron que cogiera mucho peso.

Pero a lo largo de los cuatro últimos meses hemos visto su espectacular cambio físico por el que la cantante ha llegado a perder 17 kilos. Una bajada de peso en tiempo récord que ha conseguido gracias a un secreto que ahora ha revelado.

“Básicamente se trata de como cocinamos nuestra comida, sin pesticidas y comiendo alimentos orgánicos”, explica la artista, y añade: “Todos mis niveles han regresado a un sitio”, es más, ya no tiene que medicarse.

Sus cambios en sus hábitos alimenticios han sido la clave, y todo ello sin hacer ejercicios específicos. Sin duda alguna, todo un logro en tiempo récord del que Kelly se siente muy orgullosa.