Seguramente que Demi Lovato desconocía el gran revuelo que generaría tras publicar sus resultados de ADN. Parece que la cantante quería saber exactamente cuáles son sus orígenes, pero lo que la cantante desconocía era que iba a ser tachada incluso de racista.

A través de su cuenta de Twitter, Demi compartió con todos sus followers los resultados del estudio: "Hice mi test de ADN y he descubierto que soy mayoritariamente española además de nativa americana, escandinava (de lo que no tenía ni idea), irlandesa, británica...".

Hasta aquí todo normal, lo que Demi no esperaba es que con su último tuit recibiese tal aluvión de críticas: "Y soy un 1% africana!!!". Este fue el tuit por el que muchos tacharon a la cantante de racista.

Tras esta polémica, finalmente la actriz y cantante lanzó otro tuit explicando que no pretendía ofender a nadie pero que Twitter apestaba. ¡Menudo lío!