Marina Joyce ha generado una gran controversia en las redes sociales. Su comportamiento ha llevado a pensar a miles de fans que Joyce podría estar sufriendo violencia doméstica o incluso que podría estar secuestrada.

Los seguidores de la británica han hecho públicas las evidencias que les han hecho creer que la 'Youtuber' estaba en apuros. Un rifle apoyado en su cómoda, moratones en los brazos, dos líneas azules pintadas en la cara (podría significar que está siendo víctima de violencia doméstica), un vídeo en el que susurra "help me" e incluso algunos aseguran ver una expresión de temor en su rostro.

La policía tuvo que acudir a su domicilio y publicar en Twitter que Marina se encontraba bien. Incluso hasta el representante de la joven, Craig Dillon, ha explicado que "está bien, simplemente ha tenido problemas con las drogas durante mucho tiempo". Aun así, los fans se negaban a creer que todo eran coincidencias.

Los más escépticos han lanzado un hashtag en Twitter, #SaveNiallHoran, con el que se han burlado de las paranoias que han creado este secuestro, que se ha hecho viral en la red en muy poco tiempo.

Los 'directioners' han sido los creadores del hashtag que ha puesto a Niall en el 'top ten' de los temas más hablados. Simplemente ha sido parte de una broma que han utilizado para burlarse del caso de Marina Joyce.