Selena Gomez aparecía esta semana en multitud de medios tras la publicación de unas fotografías en las que aparecía a bordo de un yate en Australia. En ellas la cantante aparecía luciendo figura en bikini, el cual dejaba ver la cicatriz de su trasplante de riñón.

Tras la repercusión que han tenido estas fotografías, la actriz ha querido pronunciarse. Primero, subiendo un vídeo en el que aparecen todos sus amigos en un ambiente relajado en el que predominan los momentos de risas. Y segundo, con un texto reflexivo en el que critica el mito de la belleza irreal.

En el texto resalta la obsesión del mundo moderno con la perfección física, que según ella atrapa a las mujeres y les hunde en un ciclo de desconfianza hasta que consiguen la belleza perfecta. En la publicación habla de sí misma y deja claro a sus detractores que "he decidido cuidarme a mí misma, no para demostrar nada a nadie sino porque quiero".