Irina Shayk ha vuelto a demostrar que no hay modelito que se le resista por muy complicado que sea…

Este pasado domingo la modelo deslumbró con un impresionante vestido de Burberry, creado por su gran amigo Riccardo Tisci, durante la fiesta que Vogue organizó tras los Premios Bafta. Una fiesta donde la modelo rusa presumió de cuerpazó y sufrió un percance con su vestido.

A través de su Instagram Stories, la top model mostró el momento en que su amigo Riccardo Tisci tuvo que acudir en su ayuda ya que se había quedado enganchada a un mueble por culpa de este diseño

Un vestido muy sexy formado por un body en color nude y con una malla repleta de cristales que dio problemas a la modelo.

Seguro que te interesa...

Las fotos que demuestran que la madre de Irina Shayk es un gran apoyo para la modelo tras su separación de Bradley Cooper