A MAYOR RUIDO MÁS GRASA

A MAYOR RUIDO MÁS GRASA

Un estudio sueco revela que el ruido engorda

El estudio se ha llevado a cabo por un grupo de investigadores suecos. Han utilizado una gran muestra de población para sacar los resultados.

Mujer espera en una parada de autobús
Mujer espera en una parada de autobús | Getty images

Si te preguntan qué es lo que más engorda, en tú contestación posiblemente nombrarás los dulces, picar entre horas, comer por la noche, dormir mucho (o dormir poco, según las últimas investigaciones), no hacer ejercicio, ser sedentario, etc. Las respuestas pueden ser infinitas, pero ¿a qué no te has planteado que el ruido sea un factor de riesgo de la obesidad?

Pues un grupo de investigadores suecos han realizado un estudio observacional (que además ha sido publicado en la edición digital de 'Occupational & Environmental Medicine'), en una gran muestra poblacional y con seguimiento durante años para averiguar qué efecto tiene sobre la grasa de la tripa el ruido.

Las personas que fueron expuestas a más ruido, tenían más grasa

La principal conclusión es que el ruido del tráfico por carretera está vinculado a un mayor riesgo de grasa en la tripa; y lo que es peor, la exposición a una combinación de ruido de tráfico por carretera, ferroviario y de los aviones puede suponer un mayor riesgo de tener 'michelines', también conocido como obesidad central, y se cree que es uno de los tipos más dañinos de deposición de grasa en todo el cuerpo.

Los autores lo hicieron mediante el uso de cifras oficiales de los niveles de ruido y el flujo de tráfico sobre la carretera y ferroviario, incluyendo información sobre las superficies terrestres, la altura de los edificios, los límites de velocidad y las barreras de ruido de cinco municipios. Además, usaron datos nacionales sobre el ruido de los aviones del principal aeropuerto de Estocolmo, Arlanda.

En total, algo más de la mitad de las personas expuestas ha este estudio (54% , 2.726 personas) había sido expuesto a una fuente de ruido del tráfico; 15% (740) a dos fuentes; y 2% (90) a los tres. Alrededor de un tercio (30 por ciento, 1.519) habían sido expuestos a niveles por debajo de 45 dB, lo que se considera que no es nocivo.

El análisis indicó ninguna relación entre el ruido del tráfico rodado y el IMC. Pero había una asociación entre el ruido del tráfico por carretera y el tamaño de la cintura, con un incremento de 0,21 cm por cada aumento adicional de 5 dB en la exposición, aunque esto sólo fue significativo entre las mujeres. Del mismo modo, existe un vínculo de la ratio cintura-cadera, con un cambio de 0,16 por cada aumento de 5 dB en la exposición al ruido de tráfico por carretera; una relación que fuerte en los hombres.

Una cintura más grande se asoció significativamente con la exposición a cualquiera de las tres fuentes de ruido, pero la asociación fue más fuerte para el ruido de los aviones.

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.