FIB | 50.000 ASISTENTES

FIB | 50.000 ASISTENTES

Llegó Arctic Monkeys, llegó la locura

Arctic Monkeys manda en una jornada en la que participaron Primal Scream, Ginkas, Astrud y Lori Meyers.

Arctic Monkeys en el FIB
Arctic Monkeys en el FIB | Efe

El grupo británico Arctic Monkeys ha encerrado en la noche del sábado a cerca de 50.000 personas en el garaje donde esculpe su sonido, capaz transportar al Festival Internacional de Benicàssim (FIB) desde un feliz verano de los años 60 a las entrañas de una urbe sedienta de baile.

Su concierto, el más notable de cuantos cabezas de cartel han actuado hasta el momento en este inagotable maratón de música de cuatro días, ha desatado una auténtica locura en el escenario Maravillas cumpliendo con los cánones de mareas, empujones y desmayos que definen a los mejores festivales del mundo.

Lo ha logrado sin mayor artificio que una batería, un bajo, dos guitarras y el talento de Alex Turner para componer y cantar melodías que combinan la distorsión de los barrios ingleses con un rock "vintage" y luminoso cercano a los "Beattles".

El quinteto de Sheffield, el único sobre el escenario principal que ha logrado hacer un bis en esta edición, ha ejecutado las piezas más conocidas de sus cuatro álbumes sin una sola concesión al descanso y provocando una explosión en la gigantesca pista de baile con temas como "I bet you look good on the dance floor" o "The view from the afternoon".

Los pegadizos "shalalalas" incluidos en el "The hellcat spangled" de su último trabajo, y la contundencia de sus ya clásicos "Brainstorm" o "Still take you at home" han agotado a los "fibers", para después arrancarles una última una última gota de sudor con "505".

Indie patrio
Tras este alarde de modernidad con aires retro, Primal Scream ha pisado por cuarta vez un escenario del FIB para jugar la difícil papeleta de rememorar las canciones de un disco que cumple diez años y que abrió en la década de los 90 un nuevo camino de fusión entre el pop rock y la electrónica, "Screamadelica".

La banda de Bobby Guillespie ha tocado con toda la energía posible los temas de su mítico álbum, pero la oscuridad de su propuesta inicial se ha dado de bruces contra una audiencia en busca de emociones menos intensas, impasible ante la arquitectura sonora de canciones como "Shine like a star".

Muchas horas antes, los Ginkas han abierto el guateque de la tarde con un concierto de rock ye-yé a pleno sol de verano, haciendo olvidar la siesta a unos cuantos "fibers" que han cedido a la irresistible tentación de baile que surge de temas como "Fiesta en la luna", de su primer y único álbum, "Retumbarama".

A la cabeza de esta avanzadilla pop español, Astrud ha expuesto su experimento con el Col·Lectiu Brossa que reduce -o amplía, según se mire- sus composiciones al sonido de cuerdas clásicas y xilófonos en bajo tempo.

Y para completar esta fiesta de reivindicación del "indie" patrio, los granadinos Lori Meyers han dado una soberana lección de música en el escenario principal ante una audiencia que tal vez jamás imaginaron, y que también bailó, a pesar de no entender una palabra, los pequeños himnos de "Luces de neón" y "Mi realidad".

Los mas vistos

Venus Gillette

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.